Iván Flores García | Diputado por Los Ríos

A nueve meses del inicio en Chile, esta pandemia nos ha mostrado los dientes con enorme rigor y crudeza. Se constata una desigualdad entre ciudadanos mayor de lo supuesto; una enorme brecha digital entre ricos y pobres superior a lo que algunos estimaban, así como la expresión descarnada de la alta precariedad del empleo informal o con débil apego a las normas vigentes, o de la falta de instrumentos para sujetar a miles de Mipymes que se debaten entre la subsistencia o la franca desaparición; entre otros problemas estructurales de nuestra organización económica y social.

 

Por Iván Flores
Diputado

En este contexto, no solo hemos visto rostros tristes entre los vulnerables de nuestra sociedad, sino que también en una “clase media” que se empobrece y ve como su emprendimiento, empleo o bienes se les escapan de las manos. Por eso, desde el Parlamento, una y otra vez hemos insistido al Gobierno sobre la necesidad de entregar ayudas más contundentes, oportunas y de transferencia directa a familias que requieren con urgencia de un apoyo eficaz para que puedan defender la salud y el patrimonio familiar. Por ello, si bien siempre expresé que no debiesen tocarse los ahorros previsionales; ante la tardanza, ineficiencia, o las múltiples complejidades de las medidas gubernamentales, el retiro voluntario del 10% de los ahorros de las AFP’s ha sido para miles de familias a lo largo del país un oportuno salvavidas económico y no como se señaló irónicamente por algunas autoridades, que solo comprarian “tv de plasma” u otros bienes superfluos. La gran mayoría lo utilizó para pagar deudas que los agobiaban, o en comprar comida, o en guardarlo como ahorro de fácil disposición para lo “que venga más adelante”. Así lo entendimos desde el principio y por esa razón propusimos desde la oposición la Reforma Constitucional que permitiese dicho retiro excepcional por parte de sus propietarios. Ello permitió tramitar el primer retiro voluntario de fondos desde las AFP y un segundo 10% en trámite. Cuestión que es diferente y más compleja en el caso de pensiones Vitalicias a través de Seguros.

Ahora, cuando son las regiones las que sufren mayores cifras de contagios y hospitalización, es cuando el Gobierno central y Regionales deben preparar una nueva estrategia de contención y respuestas que estén más a la altura de lo que sabemos que vendrá con más fuerza y crudeza, esto es, una segunda ola producto de las actividades veraniegas y la impostergable necesidad de muchos por buscar sustento. El llamado es también para el GORE Los Ríos.