Pesca Artesanal | Subsecretaría de pesca y acuicultura
   
 

Un total de 150 hectáreas distribuidas en siete regiones del país, son las nuevas áreas en que los pescadores artesanales pueden realizar actividades acuícolas de pequeña escala, lo que implica que los espacios habilitados para desarrollar el cultivo y extracción de recursos bentónicos (asociados al sustrato marino) en áreas de manejo, AMERB, crecieron en un 50%, en menos de un año.

En dichas áreas, los pescadores artesanales tienen la posibilidad de sembrar y producir 15 especies: chorito, choro zapato, cholga, ostra chilena, ostra japonesa, ostión del norte, huiro canutillo, huiro palo, huiro negro, chicorea de mar, pelillo, luga roja, luga negra, piure y abalón rojo.

El subsecretario de Pesca y Acuicultura, Román Zelaya, ha planteado que la acuicultura de pequeña escala es una alternativa real y sostenible para que el sector artesanal se encamine a la diversificación productiva. Además, informa que casi un tercio de las áreas autorizadas para esta actividad se ubica en la Región de Coquimbo, Los Lagos, Tarapacá, Aysén, Valparaíso, Los Ríos y Biobío.

Las áreas autorizadas para la acuicultura de menor escala se generan a través de solicitudes que realizan las organizaciones de pescadores, que posteriormente son aprobadas por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura.

Cabe señalar que las modificaciones reglamentarias, el alza en la superficie autorizada para desarrollar cultivos, y el número de especies disponibles para el cultivo, han generado un mayor interés de las organizaciones de pescadores para incursionar en esta actividad.