Alrededor de 300 familias de Folleco, en la comuna de La Unión, se mantienen aisladas por la crecida del río Llollelhue bajo el puente Rapaco N° 2, donde se sitúa el único acceso hacia el sector.

Hasta el lugar llegaron este lunes el gobernador del Ranco, Alonso Pérez de Arce, junto a un equipo técnico de la Gobernación Provincial del Ranco para constatar la situación. Posteriormente, también se hicieron presentes representantes del municipio, entre los que se encontraba el concejal Andrés Reinoso.

Cabe destacar que equipos de emergencia coordinados por la Gobernación tomaron acciones previas para prevenir el desborde del río hacia el acceso a Folleco, levantando el terreno en dicha zona; sin embargo, estas medidas no fueron suficientes para contener la cantidad de agua derivada del cauce del Llollelhue, lo que finalmente provocó que se repita la historia de todos los años.