Diputado Iván Flores | Archivo
       

«Basta de improvisaciones, lo que ocurre en Osorno es una catástrofe», afirmó el parlamentario, quien reclama la caducidad de la concesión a la empresa Essal.

El presidente de la Cámara de Diputados, Iván Flores, pidió que se declare estado de catástrofe en Osorno y que se avance en la caducidad de la concesión a la empresa Essal; esto a raíz de la crisis sanitaria en Osorno, ciudad que aún espera que se restablezca totalmente el servicio de agua potable.

«¿Por qué no se determina estado de catástrofe para la ciudad de Osorno? ¿O esperamos tener un brote sanitario de alguna enfermedad grave producto de la falta de sanidad de los sistemas de abastecimiento de agua potable? No esperemos tener personas que agraven su situación de salud porque los hospitales y consultorios no pueden funcionar normalmente o los restaurantes pudiesen tener problemas de contaminación».

«Ya basta de improvisaciones o de esperar para tomar una decisión más radical. Hay que declarar estado de catástrofe de inmediato para echar mano de todos los recursos, incluyendo al Ejército para la distribución de agua, y permitir a las instituciones disponer de los recursos financieros para ir en servicio de la comunidad», propuso el Titular de la Cámara, sobre todo aportes frescos al municipio de Osorno para paliar la emergencia.

Junto con lo anterior, Flores reclamó «una rápida acción en contra de Essal, porque no es suficiente una investigación de la Fiscalía, se requieren procedimientos más firmes, empezando por la caducidad de la concesión y preparar la llegada de empresas con estándares más acordes a países de la OCDE y no con el nivel artesanal que hemos visto».