Elías Sabat | Consejero Regional

P ostura de Sabat rompe definitivamente con la lógica de los acuerdos que imperaba en esta decisión, que se vio debilitada tras la bochornosa votación realizada el año pasado.

Críticas desde el propio oficialismo se han hecho sentir durante esta jornada, ante la negativa del consejero regional Elías Sabat (RN) de renunciar a la presidencia del CORE para otorgar este espacio directivo a otra coalición, conforme a la experiencia de años anteriores.

Recordemos que el año pasado, ante la falta de acuerdos políticos del bloque gobernante, RN debió recurrir a la entonces Nueva Mayoría para asegurar la presidencia del consejo regional en manos de Elías Sabat, lo que generó quiebres internos en el oficialismo, que al parecer siguen sin mejorar.

Según fuentes al interior de Chile Vamos, se suponía que Sabat permanecería en el cargo durante un año, para luego dar paso a otro partido del mismo sector y posteriormente a un partido de la ex Nueva Mayoría; pero al parecer, dichos consensos nunca se escrituraron u oficializaron, derivando en el tenso ambiente que se percibe al interior del CORE en los días previos a la cuenta pública de la entidad.

El consejero regional Elías Sabat, consultado sobre este tema, afirmó que no existe ningún acuerdo que lo obligue a renunciar a la presidencia del CORE. Además sostiene que su decisión se ajusta a la Ley, “yo me debo al pueblo”, agrega.  


Al respecto, el consejero regional Ariel Muños, perteneciente a la misma tienda política de Sabat, se cuadró con su par y descartó criticar al presidente del CORE, pero si reconoció que existe una idea generalizada al interior del cuerpo colegiado para hacer un cambio.


Juan Carlos Farías, del PRI, señala que es necesario llegar a consensos para evitar este tipo de situaciones y reconoce que al menos el PRI y la UDI estarían de acuerdo en realizar un cambio de presidente en el CORE.


Según información recabada por este medio, la oposición estaría también en la postura de un cambio en la presidencia de la entidad. Toda esta situación debería quedar resuelto durante este mes, mientras paralelamente se estudia el mecanismo que permita desprender a Sabat de su cargo de presidente, si decidiera mantener su posición.