S egún Fernando Álvarez, presidente de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos Urbanas de Paillaco, existen responsabilidades compartidas en la materia, primero por parte del municipio, por hacer caso omiso a las advertencias que se realizaron previo a la recepción de las viviendas; y segundo del MINVU, por no fiscalizar adecuadamente y no contar con un calendario preciso sobre las obras de reparación de los graves problemas estructurales que mantienen las viviendas de la Villa Bicentenario. 

 
 

La indignación crece en la comuna de Paillaco ante el desastroso estado de las viviendas en la Villa Bicentenario, entregada recién el año pasado, y cuyos problemas de construcción se han agudizado en las últimas semanas, a raíz de las condiciones climáticas imperantes en la región. 

Respecto a este tema, Álvarez fue enfático en señalar que aquí existe una responsabilidad compartida entre el municipio y el Ministerio de Vivienda y Urbanismo.


El dirigente además detalló que se ha estado coordinando la incorporación de la Villa Bicentenario a la Unión Comunal de Juntas de Vecinos Urbanas, con la finalidad de -en conjunto- realizar una presentación ante la Contraloría, para determinar las responsabilidades políticas y técnicas de esta grave situación. 


Finalmente, Álvarez emplazó a la seremi del ramo Andrea Webar y al municipio de Paillaco a coordinar acciones concretas lo antes posible y brindar una solución definitiva a los problemas que viven los vecinos de la Villa Bicentenario. 


Cabe precisar que a cargo de la construcción de estas viviendas estuvo la empresa Ararat, sobre la cual aún no se conoce algún proceso de sanción o medidas aplicadas a su actuar y responsabilidad en este tema.