Carlos Rolack | Seremi Desarrollo Social

R ecientemente celebramos en Chile el día del niño que está por nacer, luego de que el proyecto de ley fuera promulgado en 2013. Esta fecha nos recuerda los desafíos que tenemos como Estado, vinculados a la protección de los niños desde el período de gestación.

 

Por Carlos Rolack
Seremi Desarrollo Social

En las últimas décadas una de las políticas públicas relevantes para proteger, acompañar y ayudar integralmente a los niños y sus familias es Chile Crece Contigo. Sabemos que situaciones que ocurren en el embarazo, como el consumo de alcohol y drogas, la violencia y el estrés parental pueden afectar el desarrollo de un niño, por ello este programa apoya también a las comunidades donde éste crece.

El fortalecimiento de los cuidados parentales, plan de salud personalizado, talleres prenatales, atención personalizada de nacimiento, programa de apoyo al recién nacido, promoción de una paternidad activa y prestaciones de acceso preferente incorpora Chile Crece Contigo, con el fin de que los niños se desarrollen en un entorno amigable, inclusivo y acogedor de sus necesidades.

Por mencionar algunas cifras de la región de Los Ríos, en 2018 el número de nacimientos fue de dos mil 869. Los ajuares entregados a través de Chile Crece Contigo alcanzaron los dos mil 847 en el mismo período.

En tanto, fueron mil las embarazadas atendidas y registradas en la plataforma del Sistema de Registro, Derivación y Monitoreo, que permite acompañar la trayectoria del desarrollo de los niños desde el primer control de embarazo hasta los nueve años.

En su segundo mandato, el Presidente Sebastián Piñera ha puesto énfasis en la infancia y un paso importante en ello fue la creación de la Subsecretaría de la Niñez. Seguiremos trabajando en esta línea y una de las iniciativas importantes que estamos impulsando es la creación del Ministerio de Desarrollo Social y Familia cuyo proyecto de ley prontamente será promulgado.

El nuevo Ministerio incorpora un enfoque familiar que aspira a dar respuesta a las necesidades de una persona mirando y entendiendo el contexto de su entorno. En el caso de los niños, esto significa que no basta con hacerse cargo de ellos sino que debemos observar y considerar el núcleo del cual provienen.

Como Gobierno reiteramos nuestro compromiso con la infancia, porque los niños deben estar primero.