Diputado Rosas | Congreso
 

El diputado Patricio Rosas rechazó la propuesta presentada por la ministra de Energía, Susana Jiménez, quien anunció que llegó a un acuerdo con las empresas Enel, Chilquinta y Saesa para pagar 10 mil pesos a cada propietario por los medidores antiguos.

“Nuevamente este gobierno y las empresas están intentando tapar la evidente corrupción que ha existido en este tema de los medidores. Esta propuesta no soluciona en nada el problema generado por los parlamentarios que el año 2018 votaron a favor de esta ley que sólo beneficia a las distribuidoras eléctricas. Esta medida es del estilo mercantilista. Está claro que quieren seguir lucrando sin invertir nada, a costa de los usuarios”, señaló Rosas.

En ese sentido, el parlamentario lamentó que el Ministerio de Energía realice esta negociación sin escuchar las posturas ciudadanas, “este acuerdo anunciado solamente es para dejar a las empresas tranquilas. Extraño en este negociación el trabajo del Sernac defendiendo a los consumidores, que son los más afectados ante esta medida”, recalcó el legislador.

El congresista espera que esta no sea la postura final del gobierno, “me parece simplemente una burla para los usuarios, porque los medidores nuevos cuestan 87 mil pesos y se les descontarán a los clientes igual, duplicándose sus cuentas, y finalmente saldrán afectados como siempre los usuarios”, sentenció el diputado por Los Ríos.

PROYECTO DE LEY

Recordemos que los diputados socialistas Marcelo Díaz y Patricio Rosas, ingresaron a principio de mes un proyecto de ley que pide retrotraer la norma que obliga a los ciudadanos a costear el cambio de los medidores eléctricos.

De esta manera, se espera que sean las empresas las que se hagan cargo del costo que implica el cambio de los aparatos tecnológicos.

“No queremos más abusos, sobre todo en circunstancias de esta ley que se tramitó apurada el 25 de enero de 2018 y que pasó colada para los ciudadanos por el parlamento anterior y también para muchos parlamentarios de aquella época que no leyeron lo que estaban aprobando. Esto afecta a muchos ciudadanos si no se cambia. Estos medidores inteligentes, como lo denomina la empresa, miden a remotamente la energía consumida. Además van a generar desempleo dentro de la misma fuerza trabajadora”, dijo Rosas.