Fotografía: Dra. Carola Otth Lagunas (Comunicaciones Prorrectoría UACh).
 

Por Dra. Carola Otth Lagunas
Prorrectora Universidad Austral de Chile

Tomar consciencia de la importancia que tienen los movimientos sociales relacionados con la diversidad de género y la inclusión es una tarea que no debe ser ajena a la visión de una universidad. Los procesos formativos actuales demandan la incorporación de un enfoque de género y con ello promover la no discriminación en los diversos ámbitos educativos.

Esta enorme responsabilidad, orientada fundamentalmente a disminuir la desigualdad de género entre mujeres y hombres no es una tarea individual si no colectiva. Es indispensable que todas las instituciones hagan suyo este objetivo y se orienten a su logro como parte esencial de su misión.

Para ello es necesario generar los espacios adecuados, tanto para la reflexión como para la ejecución de tareas que propendan a la no discriminación. En ese sentido, la Universidad Austral de Chile ha realizado hasta ahora un conjunto de acciones para avanzar en la generación de los cambios culturales demandados por la ciudadanía; cambios de largo aliento que seguramente serán percibidos  con mayor fuerza por las futuras generaciones.

Parte de las demandas del movimiento feminista han sido acogidas por nuestra universidad como una oportunidad de contribuir hacia una comunidad más justa e inclusiva. La UACh ha querido marcar un sello distintivo con foco en este cambio social, comprometiéndose a trabajar en acciones que estamos ciertos, contribuirán a mejorar nuestra labor académica y formativa hacia una nueva sociedad, en un proceso denominado: “Cambiar es Avanzar: igualdad y conciencia de género”.

Desde 2015, la reflexión generada en los distintos estamentos al interior de la UACh, han contribuido a que seamos pioneros, a nivel nacional, en avanzar hacia los cambios culturales que la sociedad requiere para la construcción de una comunidad más igualitaria. Actualmente tenemos en funcionamiento dos comisiones que actúan frente a casos de acoso, violencia y discriminación (AVD) de estudiantes, funcionarios y funcionarias. Tenemos una política y reglamentos que regulan los procedimientos asociados a este tipo de situaciones, cada una integrada por los distintos estamentos universitarios, personas expertas en género, abogados y abogadas y representantes de las autoridades.

En este proceso de cambio cultural, surgen nuevos desafíos que nos obligan a realizar gestiones para consolidar la normativa y las estructuras que actúan frente a casos de AVD. Siendo ésta una materia reciente, se hace necesario aunar los criterios entre los protocolos de todas las macrounidades, estableciendo programas de formación y educación en igualdad de género e inclusión hacia quienes integran nuestra comunidad y, junto con ello, su fortalecimiento en todas las sedes y campus universitarios.

Como catalizador de estas demandas, y a través del programa “Cambiar es Avanzar: igualdad y conciencia de género”, la Universidad Austral de Chile también ha generado acciones de acompañamiento para apoyar a las personas que han experimentado situaciones de acoso, violencia y discriminación, poniendo a disposición la infraestructura institucional y humana adecuada.

Talleres con funcionarios y funcionarias, difusión de las políticas y procedimientos y, en definitiva, toda la información que requiere la comunidad, serán recursos dispuestos para que el cambio de la cultura organizacional se concrete. Sabemos que las transformaciones deben partir desde adentro, única vía para reforzar nuestro compromiso con la comunidad universitaria y futuros estudiantes, acorde a los desafíos que se exigen.

Es fundamental que todos los integrantes comprendamos que ésta es una oportunidad de contribuir a consolidar los cambios. Las universidades juegan un rol fundamental en el crecimiento y desarrollo y en liderar los procesos sociales. Es aquí donde los estudiantes sueñan y definen su futuro y las universidades tenemos la responsabilidad de no estar ajenos a este anhelo.

Este es un gran desafío.  

Avanzar hacia la sociedad del futuro requiere el compromiso de todos y todas de reconocer nuestra historia, de fortalecer nuestra diversidad cultural y de generar las oportunidades para todos.  

Una universidad con mirada de futuro reconoce en la diversidad y la inclusión, las bases del conocimiento. La libertad, la solidaridad y el respeto entre las personas deben sustentar la visión y misión, la que no debe dar cabida a acciones de violencia de género ni maltrato que vulneren los valores sociales que tanto nos hemos esforzado en alcanzar desde la UACh.

Como comunidad universitaria, adherimos a las manifestaciones internacionales en materia de derechos humanos de las mujeres en el marco  de la campaña de los “16 Días de Activismo Contra la Violencia de Género”. Chile, como parte de 193 países miembros de la Organización de Naciones Unidas (ONU), suscribió y comprometió el cumplimiento de un nuevo programa de desarrollo sostenible propuesto para la Agenda 2030, entre los que se cuentan acciones concretas hacia la igualdad de género; marco regulatorio de nuestra institución.