spot_img
spot_img
lunes, junio 17, 2024
spot_img
spot_img

A un paso de convertirse en ley: Comisión Mixta despacha proyecto de Ley para la Naturaleza

spot_img

Fueron aprobados artículos sobre protección de sitios prioritarios y otro que prohíbe las concesiones sectoriales en parques nacionales, monumentos naturales y reservas de región virgen. En cambio, la propuesta del Ejecutivo que buscaba excluir los cultivos de especies hidrobiológicas exóticas en las 6 categorías de áreas protegidas no logró los votos necesarios.

spot_img
spot_img
spot_img

Luego de 13 años de tramitación en el Congreso, el proyecto de ley que crea el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas está a solo un paso de convertirse en ley. La iniciativa, que cumple su tercer trámite constitucional en el Congreso, fue despachada este lunes desde la Comisión Mixta, donde se buscaba resolver las divergencias pendientes de ambas Cámaras, en solo 9 de los más de 160 artículos que componen el proyecto.

En una sesión citada hasta total despacho, los parlamentarios revisaron una serie de artículos relacionados a sitios prioritarios, los que fueron aprobados por 9 de los 10 parlamentarios de la Comisión. Entre ellos, fue aprobado el artículo 93, que prohíbe las concesiones sectoriales en las categorías más exigentes: parques nacionales, monumentos naturales y reservas de región virgen. Para las tres categorías restantes -reserva nacional; área de conservación de múltiples usos y área de conservación de pueblos indígenas-, las concesiones sólo se podrán otorgar -según lo dispone el artículo 92 aprobado anteriormente durante la tramitación-, si el área protegida cuenta con plan de manejo y las actividades fueren compatibles con este, con la categoría y su objeto de protección, cuestión que determinará el propio Servicio mediante un informe favorable.

En última instancia, los legisladores de la comisión mixta revisaron la indicación complementaria a la propuesta de modificación del artículo 158, que buscaba excluir los futuros cultivos de especies hidrobiológicas exóticas en todas las áreas protegidas del Sistema. Luego de tres votaciones en empate, la propuesta fue rechazada reglamentariamente, misma suerte que corrieron las propuestas de parlamentarios de la oposición, que buscaban consagrar la acuicultura en las áreas protegidas. Sin perjuicio del resultado obtenido en la Comisión Mixta, en que el actual artículo 158 de la Ley General de Pesca y Acuicultura permanece sin modificaciones, la posición del Gobierno es que el desarrollo de la salmonicultura debe desarrollarse fuera de áreas protegidas y, por lo tanto, se buscará avanzar en esa dirección en proyectos futuros.

Luego de la sesión, la ministra del Medio Ambiente, Maisa Rojas, explicó que “el objetivo de crear un área protegida es preservarla, y eso significa protegerla de sus amenazas. Las especies exóticas invasoras son una de las 5 amenazas de la biodiversidad, porque impactan negativamente los ecosistemas y hábitats donde se establecen, y dañan a las especies nativas que viven en ellos. Los salmones son especies exóticas, es decir el ser humano las introdujo y no están adaptadas a las dinámicas naturales de los mares australes por lo que afectan la biodiversidad. Lamentablemente, no pudimos persuadir a toda la comisión de ese argumento. También insistimos en que nuestra indicación apuntaba a las concesiones futuras y, por lo tanto, no afectaba el empleo actual”.

La titular de Medio Ambiente agregó que «perder esta indicación no es el escenario que esperábamos, pero debemos valorar que el proyecto que crea el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas tiene más de 160 artículos y contiene fuertes resguardos para las áreas protegidas que hasta la fecha no existían. De hecho, en la misma sesión de ayer, se aprobó un artículo que prohíbe todo tipo de concesiones sectoriales en las tres categorías más estrictas, que son las reservas de región virgen, parques nacionales y monumentos naturales».

Pese a que la Comisión Mixta no llegó a un consenso en la indicación asociada al artículo 158, el proyecto en su totalidad contiene distintos tipos de resguardos para el eventual otorgamiento de concesiones en áreas protegidas, además de prohibiciones claras respecto de las áreas de conservación más estrictas (parques nacionales, monumentos naturales y reserva región virgen).

“Seguimos firmemente convencidos de que necesitamos, como país, contar con un servicio público que resguarde nuestros ricos ecosistemas”, añadió la ministra Rojas. “La biodiversidad se está perdiendo a un ritmo muy importante y esta pérdida no solo tiene efectos sobre la disponibilidad de recursos naturales y económicos, sino que pone en riesgo el bienestar y calidad de vida de la humanidad. Este servicio es una pieza clave para que, como Estado, podamos abordar la pérdida de la biodiversidad”.

En los próximos días el informe emitido de la Comisión Mixta será votado en la sala del Senado y posteriormente de la Cámara. Luego de estos dos trámites quedará listo para convertirse en Ley de la República.

Un proyecto ampliamente esperado

El proyecto SBAP ingresó al Congreso en 2011, como un requerimiento para completar la institucionalidad ambiental chilena, establecida en la Ley 20.417 del año 2010. Este proyecto de ley busca crear un servicio público que se encargue de la protección de la biodiversidad dentro y fuera de las áreas protegidas, que sea independiente, descentralizado, con personalidad jurídica y patrimonio propio, cuyo instrumento principal será el Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

El Estado de Chile se ha comprometido ante diversos foros, como la OCDE (tanto en el año 2005, como en el año 2016) y la Convención para la Diversidad Biológica (CBD), a crear un servicio público único, descentralizado e integral que se encargue de la administración del Sistema Nacional de Áreas Protegidas. Este compromiso obedece a que en el país aún existe un grado muy alto de dispersión institucional de las áreas protegidas (se encuentran repartidas en 5 ministerios) presentando muy bajos niveles de financiamiento para la gestión de la biodiversidad del país.

Actualmente, las instituciones a cargo corresponden a: Ministerio de Bienes Nacionales; Ministerio del Medio Ambiente; Subsecretaría de Pesca y Acuicultura y Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura, ambos del Ministerio de Economía; el Consejo de Monumentos Nacionales, del Ministerio de las Culturas y la CONAF, del Ministerio de Agricultura.

El SBAP se levanta sobre cuatro pilares:

  • Contar con un servicio público robusto que se encargue de la protección de la biodiversidad.
  • Enfrentar la dispersión institucional de las áreas protegidas que actualmente están repartidas en más de 5 reparticiones públicas y que han provocado una gestión desarticulada entre estas instituciones. Así lo concluyó un informe de Contraloría dado a conocer en 2021.
  • Dotar al país de instrumentos de gestión para la conservación de la biodiversidad en todo el territorio nacional, dentro y fuera de áreas protegidas, como por ejemplo sitios prioritarios para la biodiversidad, enfocándose en la restauración ecológica, protección de humedales y otras medidas efectivas de conservación.
  • Fortalecer la normativa y otorgar un financiamiento robusto a la conservación, a la vez que hacer un gasto más eficiente de los recursos. En comparación con países similares en cuanto a su condición socioeconómica, Chile destaca por su superficie de áreas protegidas marinas y terrestres, pero invierte escaso presupuesto y personal para lograr los objetivos de conservar el patrimonio actual.
spot_img
spot_img

Te puede interesar