Esta reforma promueve la preservación ecosistémica y el desarrollo productivo, prohíbe la extracción de aguas en lugares como glaciares, humedales, zonas turberas, entre otros, junto a esto, quienes no usan sus derechos de agua, se extinguen, ya que, muchas veces se utilizan para especular.

El Senado aprobó este miércoles la reforma al Código de Aguas, un proyecto de ley que fue presentado hace una década por distintos parlamentarios, entre ellos, el senador de la región de Los Ríos, Alfonso de Urresti, que releva la priorización del recurso hídrico para el consumo humano, el fortalecimiento de la importancia del agua en zonas tan importantes como humedales, turberas, las cuencas y también, para los sistemas de Agua Potable Rural (APR).

“Es un gran avance que pese al tiempo transcurrido hayamos sido capaces de ponernos de acuerdo. Cuando la sociedad civil, los parlamentarios y el gobierno empujamos una iniciativa y logramos sacar adelante proyectos como el que hoy aprobamos Chile se redefine democráticamente como un país que vuelve a situarse como un país que prioriza el uso humano del agua por sobre el negocio”, destacó Urresti, agregando que aún quedan temas por discutir para seguir avanzando en materia de acceso al agua.

Esta reforma promueve la preservación ecosistémica y el desarrollo productivo, prohíbe la extracción de aguas en lugares como glaciares, humedales, zonas turberas, entre otros, junto a esto, quienes no usan sus derechos de agua, se extinguen, ya que, muchas veces se utilizan para especular.

Finalmente, De Urresti expresó que este nuevo Código de Aguas “está más en sintonía con las políticas para enfrentar el cambio climático, los efectos de la escasez hídrica y las necesidades de personas y comunidades” afirmó el parlamentario.