Matronas y matrones rechazan reforma al Código Sanitario que restringe su profesión

El proyecto, que se encuentra a la espera de análisis en la Comisión de Salud de la Cámara Baja, disminuye considerablemente el área de acción clínica de matronas y matrones.

El gremio de matronas y matrones se encuentra en alerta por el proyecto de reforma del Código Sanitario que se encuentra en la Cámara Baja, acusando que afectará considerablemente el ejercicio de su profesión al limitarla solo a lo “no patológico”.

Es por ello que el Colegio de Matronas y Matrones convocó a un paro nacional que se desarrolló durante esta jornada, como una primera advertencia ante esta situación que, señalan, afectará tanto al área de salud sexual y reproductiva, como a otros espacios de la salud pública y a toda la comunidad.

La preocupación de las y los profesionales de área, de ser aprobado el proyecto enviado por el Ejecutivo, no solo guarda relación con el ejercicio de su profesión y la restricción en su campo de acción, sino en cómo esto afectará a sus pacientes, asegurando que es un problema que afecta a toda la comunidad, retrocediendo en materia de oportunidad de acceso a diagnóstico, tratamiento y cuidados para las mujeres y sus familias.

Al respecto, María Elena Avilés, matrona coordinadora del CESFAM de Río Bueno, comentó que esto significa que “se eliminaría la gestión del cuidado de la salud sexual y reproductiva y neonatal, el manejo inicial de una emergencia ginecológica, del climaterio, se eliminaría la consejería de todos los ámbitos, la ejecución de acciones de diagnóstico y tratamiento y, también, todas las acciones de planificación familiar, o sea, que nosotros no podríamos indicar métodos anticonceptivos, inserción de dispositivos intrauterinos o implantes subdérmicos”.

La matrona y miembro de la Asociación de Funcionarios de la Salud Municipal de Río Bueno, agregó que “no podríamos realizar atenciones de control prenatal de embarazadas con alguna patología, como son la hipertensión, el hipotiroidismo, la obesidad, que son muy frecuentes en las embarazadas. Todo nuestro campo clínico se disminuye solo a lo fisiológico y no habrá quien atienda a toda la población que acude a los distintos CESFAM o en la atención secundaria o terciaria”.

María Elena Avilés explicó que esta primera movilización, que contó con el apoyo de la Confusam, consistió en la paralización de atención desde las 8 de la mañana hasta las 13 horas. “Lo que hicimos fue trabajar en nuestras necesidades y dando a conocer a la comunidad lo que está pasando y pidiendo a nuestras usuarias que nos apoyen, porque si esto se llegara a aprobar, significaría que la gente se quedaría sin atención de matrona, prácticamente, y la atención de matrona iría desapareciendo”, indicó.

Desde el gremio declararon que de acuerdo a las respuestas que reciban se tomarán decisiones en relación a las próximas movilizaciones.

Comparta en :

Noticias recientes