Inauguran en Liquiñe el primer invernadero de Chile calefaccionado con aguas termales

El novedoso sistema se ubica en las Termas de Hipólito Muñoz y toma el calor directo desde fuentes termales, lo que permitirá calefaccionar mediante tuberías un invernadero de 70m2 y un secador de productos agrícolas y madera.

La zona cordillerana de la región de Los Ríos, específicamente la zona de Liquiñe en la comuna de Panguipulli, destaca por poseer un gran potencial geotérmico, debido a las condiciones geológicas del valle de los ríos Liquiñe y Ranintulelfu, donde se ubican decenas de surgencias con temperaturas que van desde 20 °C hasta 82º C, dando origen a las reconocidas termas, fuente turística y principal ingreso económico de la zona, por la gran cantidad de visitas que reciben desde Chile y turistas desde otras latitudes.

Conscientes de ese gran potencial, la Corporación Regional de Desarrollo Productivo (CRDP), se planteó el desafío de desarrollar una experiencia piloto de uso directo de energía geotérmica, con enfoque en el desarrollo económico local, dando paso al proyecto denominado "Implementación de un piloto de uso directo de geotermia, con enfoque productivo para la zona cordillerana de la región de Los Ríos”, que permitirá calefaccionar un invernadero y un secador de productos agrícolas con fuente termal.

La iniciativa es ejecutada por el Centro de Excelencia en Geotermia de Los Andes de la Universidad de Chile (CEGA), a través del Fondo de Innovación para la Competitividad Regional (FIC-R), del Gobierno Regional y su Consejo Regional, por un monto de $60 millones.

De esta forma, y luego de 18 meses de trabajo con la comunidad e investigación, se llevó a cabo la inauguración del primer invernadero en Chile calefaccionado con agua termal y el segundo en Sudamérica, ubicado en las Termas de Hipólito Muñoz.

Con sus 70 m2, permitirá el cultivo de hortalizas durante todo el año y de esta forma romper la estacionalidad y generar autonomía alimentaria a la comunidad local. Asimismo, se implementó un secador de productos agrícolas y de maderas.

Para el presidente del Consejo Regional, Juan Carlos Farías, “es muy satisfactorio estar viendo en terreno cómo se materializan las inversiones, en este caso, nos trasladamos hasta la localidad de Liquiñe para conocer los resultados de un proyecto del Fondo de Innovación para la Competitividad, que cuenta con una inversión de $60 millones y que tiene mucho futuro. Con la materialización de esta iniciativa podemos hablar, por ejemplo, de crear agricultura sustentable y de apoyar al desarrollo de la artesanía local, a través del secado de madera mediante la energía termal que aquí se genera y, que podría ser replicable para ir a mayor escala. Estamos muy contentos porque lo que hemos hecho desde el CORE a través de los fondos FIC está dando sus resultados”.

El representante de las Termas Hipólito Muñoz, Daniel Riquelme, manifestó estar muy satisfecho con los resultados y también agradecido. Con respecto a las expectativas para un futuro, expresó que “tenemos el sueño de incorporar un restaurante por el plus que le daría el tener todo fresco, cultivado y cosechado aquí mismo, a través de un proceso natural que es pionero en Chile, entregando un componente diferenciador a la parte gastronómica para el desarrollo de nuestra zona”.

Asimismo, precisó que “tenemos como visión que en algún momento se pueda desarrollar mayormente esto y para abrir una ventana de trabajo para mucha gente de la zona. Principalmente por cómo se presenta el invierno aquí, donde se torna complejo desarrollar cualquier labor común y muy difícil tener puestos de trabajo en esta época. Ojalá lo puedan replicar en otros lugares, con otros termeros, donde exista el potencial para que vayamos generando trabajo, asunto complicado sobre todo hoy en día”.

Comparta en :

Noticias recientes