La iniciativa, que pasó al Senado, define una serie de restricciones legales y financieras para los hombres y mujeres que no se hacen cargo de la manutención de sus hijos e hijas.

Con un amplio apoyo, la Sala de la Cámara de Diputadas y Diputados aprobó y despachó al Senado el proyecto que modifica la Ley 14.908, que tipifica como violencia el abandono de familia y no pago de pensiones alimenticias, creando, además, el Registro Nacional de Deudores de Pensiones de Alimentos. La moción fue presentada por el diputado Iván Flores García junto a la diputada Johanna Pérez y la Bancada DC.

En ese sentido, el diputado Iván Flores explicó que “el registro público de deudores genera restricciones cuando el deudor de esta pensión realiza transacciones comerciales para su beneficio, y lo que espero, ojalá genere una vergüenza y arrepentimiento de estos papitos y mamitas corazón, quienes transitan libremente por la vida, dejando a sus propios hijos a la deriva y sin la alimentación necesaria, sin la posibilidad de desplegar sus alitas como corresponde”.

La iniciativa contempla que las resoluciones judiciales que ordenen el pago de una pensión alimenticia, provisoria o definitiva, por un trabajador dependiente o que perciba una pensión de vejez, invalidez o sobrevivencia, establecerán como modalidad del pago la retención por parte del empleador o la entidad pagadora de las pensiones.

Si se trata de un trabajador independiente, sujeto a contrato de honorarios, el tribunal podrá establecer la retención de sus honorarios si, atendidas las circunstancias concretas, estima que es un medio idóneo para garantizar el cumplimiento íntegro y oportuno de la pensión alimenticia.

Finalmente Flores destacó que: “entre otras disposiciones, el  proyecto aborda la retención que se podrá hacer al deudor en operaciones de crédito de dinero, devolución de impuestos a la renta, traspaso de bienes, renovación de pasaporte o cédula para conducir, compra y venta de bienes y entrega de beneficios económicos por parte del estado”.