miércoles, julio 24, 2024
spot_imgspot_img

Iván Ríos: “Mi sueño y mi trabajo ha sido para que La Unión sea una ciudad con sello verde”

spot_img

Presidente de la Cámara de Turismo de La Unión, lamenta que proyectos presentados por su organización para el bicentenario no hayan sido considerados por la autoridad comunal.

Iván Ríos, Presidente de la Cámara de Turismo de La Unión y guía de turismo certificado, es un emprendedor local que tiene una visión del desarrollo de la comuna bastante acertada, porque ha considerado el potencial existente, la historia y las variables climáticas que hacen de la zona un lugar especial para que pueda existir turismo no solo estacional, sino que durante todo el año. 

Junto a un grupo de amigos, en el año 2010 se propuso rescatar una de las mejores tradiciones de la Semana Unionina que se había perdido, como son las carreras de balsas por el río Llollelhue, las cuales sólo se suspendieron este año producto de la pandemia.

Comenzó a visualizar el humedal de Trumao como un potencial similar al del río Cruces, por lo que gestionó la celebración del Día Internacional de los Humedales en el Puerto de Trumao, actividad que permitió crear después una organización de emprendedores turísticos en torno a este espacio natural.

Para Ríos, lograr la declaración de Santuario de la Naturaleza, era uno de los proyectos bicentenario emblemáticos, con lo cual hubiese existido un giro importante en la proyección de la ciudad para lograr ser identificada con un sello verde. En tal sentido, señala que se hicieron las reuniones, pero no tuvo eco su propuesta.

“Tuvimos reunión y SECPLA dijo que era un buen proyecto bicentenario, pero no pasó nada. Seguiremos trabajando en la protección del humedal y la declaración de Santuario de la Naturaleza. Este pudo haber sido un proyecto bicentenario que hubiese marcado un antes y un después en la conservación y visión de desarrollo de nuestra comuna”, sostiene.

Respecto al sueño de ciudad que tiene, Ríos recalca que “no he soñado, he trabajado para eso. Con la Cámara de Turismo y otros amigos, en diferentes organizaciones, hemos trabajado por esos sueños. Nuestro sueño y trabajo ha sido que La Unión sea identificada por un sello verde, una ciudad verde, con un parque nacional, con un santuario de la naturaleza, con jardines botánicos, con parques urbanos, con una costanera, poblada con especies de un bosque siempre verde, y con eso tendríamos la identidad de la ciudad. Hablamos de ciudad como Cuna de Alerces Milenarios, la marca es muy potente, pero en la práctica eso no es real. ¿Cuánta gente conoce el alerce milenario? ¿Cuántos conocen la especie alerce? La identidad de la comuna no está con los alerces”.

Otra de las propuestas en las que Ríos ha insistido, es en la creación en la casa Duhalde (ex Colegio de Cultura), pero es crítico en señalar que pese a que ese proyecto ha estado en la planificación comunal nunca se ha concretado.

“Si revisas el PLADECO 2010-2014, estaba un museo para la ciudad de La Unión. Nos reunimos en un local, un montón de gente y trabajamos poniendo las cosas que soñábamos camino al bicentenario y lo plasmamos en un PLADECO. Osea, trabajo de horas, plata pagada a una consultora, un instrumento legal construido con la comunidad, con empresas consultoras que hacen el trabajo”.

Asimismo, Iván Ríos, ha señalado que, dentro de la identidad de ciudad, es necesario proteger zonas arquitectónicas patrimoniales, pero que eso sigue aun durmiendo el sueño de los imposibles.

“Necesitamos que la ciudad tenga una política de conservación patrimonial, que hoy no la tenemos. Nosotros trabajamos en el Plan Regulador para que existan sectores arquitectónicamente patrimoniales, pero no hay documentos, no hay nada todavía. Todo eso es por sueño, pero llegó el bicentenario y no se concreta nada”, puntualiza.

Al consultarle cuales cree que son las razones para que no exista concreción de estos proyectos en la comuna, Ríos aclara que, “no voy a juzgar lo que pasa con nuestras autoridades, porque no me puedo meter en las cabezas de ellos. Pero, claramente en la vida se aprende que cuando uno tiene interés en algo trabaja en ello. Eso lo digo por experiencia, ya que cuando algo no me interesa no trabajo (…) puede que no haya mucho interés, yo no voy a juzgar esas intenciones”.

Agrega, en que quizá a él no lo quieren por ser demasiado crítico y que por ello no se interesan en las propuestas, pero espera que las autoridades que se elijan en este bicentenario puedan acoger las ideas y propuestas en pro del desarrollo de la ciudad.

«La declaración de principios de La Unión dice que somos una ciudad con vocación turística, productiva y forestal. Pero no hay servicios, no hay guías, tour operadores que se dediquen al turismo, por lo que ello sólo queda en una simple declaración en el papel».

“Cuando uno adquiere una visión de cómo quiere que sea su comuna, o algo personal, uno trabaja para ello (…) primero se planifica, después trabaja y después se hace. Se necesita que las autoridades y la comunidad consideren todos los atractivos, como el Parque Nacional Alerce Milenario, el río, el patrimonio histórico, el agro turismo, el patrimonio arquitectónico, el patrimonio agro industrial, armarlo como un atractivo y luego empezarlo a hacer”, puntualiza.

A modo de ejemplo, el presidente de la Cámara de Turismo, cita que con pocos recursos pueden comenzarse a hacer miradores en la zona de humedales, poner baño antes del Parque Nacional. Analizar la forma de como se hace con apoyo municipal viajes al Alerce Milenario, trayendo gente de otras ciudades que promueva los atractivos. Ríos, si bien lo cita como ejemplo, señala que eso es planificar para llegar a una meta.

Quizá, hay algo de lo que Ríos dice que no se ha entendido, no se ha revisado que no hay que inventar la rueda para lograr un desarrollo turístico. Basta ver en otras regiones lo que las autoridades comunales han hecho y en lo que los gobiernos regionales han invertido. Siempre es con apoyo al sector privado para que concreten proyectos, una fuerte inversión en conectividad por parte del Estado, y una alta suma de recursos que se inyectan en difusión y promoción nacional e internacional.

Mientras se siga dejando en el papel las ideas y no se trabaje por ello, no serán visiones sino que solo sueños, porque una visión sin tarea de planificación y sin trabajo, es solo un sueño que seguirá durmiendo en el tiempo.

spot_img
spot_img

Te puede interesar