A través de una encuesta realizada en Valdivia y Máfil, la Asociación de Consumidores y Usuarios ACOVAL de Los Ríos evidenció importantes cambios en los hábitos de consumo a causa de la pandemia del COVID-19.

La indagación fue desarrollada en octubre gracias a un proyecto ejecutado con el Fondo Concursable para Asociaciones de Consumidores administrado por el SERNAC.

El coordinador del proyecto, Exequiel Sanhueza, explicó que el objetivo de la encuesta fue indagar en Valdivia y Máfil, levantando información clave respecto a la situación de cambios y/o a la incorporación de nuevas formas de consumo.

“El actual escenario de pandemia ha dado lugar a una profunda reestructuración en todos los ámbitos de la actividad humana y pese a que no sabemos –a ciencia cierta– cuánto tiempo durará la emergencia sanitaria, lo que sí está claro es que los negocios y el comportamiento de las y los consumidores –en general– han cambiado”.

Cambios relevantes en Valdivia

El profesional de ACOVAL indicó que el 87% de las personas encuestadas en la capital regional afirmaron que sus hábitos de consumo cambiaron., y que en ese contexto, cuando les preguntaron por los tipos de cambios, dieron la posibilidad de responder la opción todos, proyectando y asumiendo que ha ocurrido un cambio global.

“No estábamos equivocados, pues el 34% afirmó que los cambios se han concentrado por igual en los siguientes aspectos: comprar en línea o internet; adquisición de nuevo productos que antes no consumía con frecuencia; dificultad de acceso a los productos; alteración de los modos clásicos de consumo y formación de colas para acceso al comercio y alteración de los horarios de atención”.

Otro dato revelador de la encuesta de ACOVAL en Valdivia, es que un 28% solo indicó que han visto cambiados sus hábitos de consumo en relación con las compras en línea. Además, consultados si ha sido fácil el uso de internet para compras online, el 62% afirmó que sí, pero el 47% dijo que ha tenido dificultad para acceder a internet.

“Está claro que el consumo en línea llegó para quedarse, por lo tanto, el primer llamado que hace ACOVAL es que las y los consumidores se informen y hagan respetar sus derechos cuando compren por internet. En segundo lugar, que reclamen cuando el proveedor del servicio de internet no está entregando el servicio que promete y los sitios web donde se realiza las compras en línea presentan fallas”.

El coordinador del proyecto puntualizó en tercer lugar que han constatado que las prioridades de las y los consumidores se han centrado en las necesidades más básicas, haciendo que la demanda de producto de higiene, limpieza y de primera necesidad se dispare.

En efecto, el estudio señala que 41% de los consumidores ha priorizado la compra de alimentos, material de aseo (9%), leña para calefacción (8%) y medicamentos (5%). “Llama la atención, eso sí, que el 14% de los encuestados respondió que no ha priorizado ningún producto en específico durante este periodo”, dijo.

La realidad de Máfil

Para el representante de ACOVAL en Máfil, Leonardo Muñoz, los resultados en su comuna tuvieron un resultado un poco distinto a Valdivia, ya que todos los encuestados indicaron que han visto alterados sus hábitos de consumo producto de la pandemia, y un 90% afirmó que los cambios se han concentrado por igual en compras online, adquisición de nuevos productos que antes no consumían con frecuencia, dificultad de acceso a los productos, alteración de los modos clásicos de consumo, y formación de colas para acceso al comercio y alteración de los horarios de atención.

En ese ámbito, Muñoz manifestó que detectaron una diferencia importante con respecto a Valdivia, pues consultados si ha sido fácil el uso de internet para compras online en Máfil, tan solo el 40% afirmó que sí, no obstante, el 40% afirmó que ha tenido dificultad para acceder a internet. De igual forma, el sector de los alimentos concentró los productos más adquiridos por la población en todos estos meses de pandemia, con el 66%, junto con medicamentos (14%).

“Estimamos que la principal brecha en Máfil dice relación con que la gente no sabe y le cuesta entender y acceder al comercio electrónico. Sin embargo, hay que hacer notar la gran cantidad de encuestados que afirman haber dejado de cancelar los servicios básicos y las cuentas de sus deudas en las casas comerciales, para derivar esos gastos en cubrir las necesidades de alimentación para el hogar. Si no se soluciona este problema, el día de mañana lamentaremos que muchos hogares de nuestra comuna verán cortado el suministro de luz o agua potable”.