A través de un comunicado público, los alcaldes de Futrono, Lago Ranco y La Unión; Claudio Lavado, Miguel Meza y Aldo Pinuer, respectivamente; expresaron su preocupación y empatía por la cuarentena impuesta en sus comunas ante el aumento de casos por COVID-19.

En esa línea, los jefes comunales puntualizaron en las consecuencias económicas que ha tenido la medida en sus territorios, lo que se agudizaría en caso de no avanzar de fases en el plan «Paso a Paso», considerando el potencial turístico de la zona y la proximidad de la temporada estival.

Lavado, Meza y Pinuer hicieron hincapié en la solicitud realizada ante autoridades regionales, en la cual solicitaron «aplicación de criterio tino y tacto en la ejecución de estas medidas», argumentando que «la realidad territorial difiere transversalmente de la existente en comunas con una mayor urbanización y densidad poblacional», siendo respaldados públicamente por el intendente de Los Ríos, César Asenjo.

Pese a reconocer una «pérdida de la conciencia de riesgo» por parte de la población, y haciendo un nuevo llamado a mantener y reforzar las medidas de protección, los alcaldes pidieron la reconsideración de las actuales medidas imperantes en el territorio y un trabajo que logre mayor transparencia frente a las estrategias implementadas, junto con solicitar audiencias con los ministros de Salud y del Interior, Enrique Paris y Rodrigo Delgado, respectivamente; para exponer la realidad regional y las consecuencias de la cuarentena en sus comunas.