Senador Alfonso De Urresti | Archivo
 

Ante el anuncio realizado hace unos días por el Ministerio de Obras Públicas, donde se habría manifestado la intención de no seguir adelante con el proyecto Centro Cívico de la ciudad de Valdivia, el senador Alfonso De Urresti y dirigentes, manifestaron su molestia por una decisión que detiene un trabajo de más de una década.

El parlamentario se manifestó contrario a esta decisión, ya que a su juicio “me parece que después de tantos años de trabajo para sacar este proyecto adelante, se deben hacer todos los esfuerzos para seguir adelante con esta iniciativa”.

“Es impresentable que después de más de una década de trabajo, donde no solo el gobierno sino también la comunidad organizada participó activamente, no se entienda que este proyecto es una necesidad para la Región. Más aún, en tiempos de crisis donde hay un alto desempleo, la importancia de su materialización de este proyecto es aún más necesaria”, agregó De Urresti.

A esta molestia, se suma también Francisco Vásquez, presidente de la agrupación Social y gremial Centro Cívico Nuevo Barrio Ecuador quien dijo “Hoy estamos bastante decepcionados y con rabia porque son muchos años de trabajo y fueron muchas las promesas con este proyecto, porque siempre nos dijeron que este proyecto era posible, pero ya el tiempo que ha pasado ha sido demasiado. Por lo que vamos a tener que volver a demandar a las autoridades que se pongan la camiseta, porque Valdivia y la región necesitan tener una casa”.  

Por su parte Nancy Silva, presidenta regional de la ANEF, planteó que es lamentable que se desechen proyectos como este que han costado tanto trabajo y recursos para la región, a lo que agregó que, “en este proyecto hay más de 10 años de trabajo donde se han involucrado vecinos del sector, además de organizaciones sociales y sindicales. Como ANEF hacemos un llamado a las actuales autoridades a ser claros y a privilegiar el desarrollo de la región. Hoy cuando el intendente dice que el proyecto no es rentable, yo me pregunto si alguna vez se han preocupado de evaluar realmente la rentabilidad social de este proyecto, a mi me parece que no. Es evidente que aquí están primando intereses políticos y financieros”.