Los directivos de esta tradicional población valdiviana alegan que nadie de la Municipalidad o del Gobierno Regional se ha comunicado con ellos, para ayudar a los muchos pobladores que están sufriendo las consecuencias de la pandemia.

La población Inés de Suarez es uno de los muchos sectores valdivianos donde la crisis del Coronavirus ha golpeado fuerte. “Acá hay muchos adultos mayores y adultos jóvenes que han perdido sus trabajos o le han reducido los sueldos. Todos los días viene gente a preguntarnos por alguna ayuda y es un dolor para nosotros, porque no tenemos una respuesta para nuestros vecinos”, comentó Sonia Chávez, presidenta de la Junta de Vecinos de la población.
Desde que se inicio la pandemia no han tenido ningún contacto con gente del municipio ni de la Intendencia, consultando sobre la situación del sector. “Llamé harto al Intendente (Cesar Asenjo), pero nunca me respondieron. También fui al municipio, pero las oficinas estaban cerradas; me dijeron que llamará a algunos números, pero nunca tuve respuesta”, señaló.
La única entidad que ha colaborado con ellos ha sido la campaña “Valdivia Solidaria” que ha respondido a una solicitud de ayuda, aparte de entregar canastas familiares a otros vecinos. Por eso, como ha pasado en muchas partes, los pobladores se han organizado en una olla común, que realizan todos los sábados dando almuerzo a más de un centenar de personas.
La Junta de Vecinos espera que se las autoridades les informen cómo será el proceso de la segunda entrega de cajas de alimentos. “Hemos escuchado al presidente que la distribución de ayuda se hará en coordinación con los dirigentes sociales pero eso, por lo menos acá, no ha pasado. Por eso, exigimos ser considerados, y si eso no ocurriese, que nos expliquen porque no recibimos ese apoyo”, finalizó Chávez.