Mediante una publicación en Facebook, el polémico consejero regional de la Provincia del Ranco expone su versión sobre sus diferencias con el director del Servicio de Salud Valdivia, Víctor Jaramillo.

  • Quezada niega las acusaciones de violencia de género y afirma que se deben a “que jamás he usado mi cargo para acomodar a familiares o amigos en algún puesto laboral”.

“Verdades para tener en cuenta” es el título con el que Luis Armando Quezada publicó sus descargos sobre algunas de las polémicas en las que se ha visto envuelto en el último tiempo.

Sobre el bullado caso del scanner del Hospital de La Unión, Quezada relata que se había acordado una inversión de 400 millones de pesos, con el compromiso del Servicio de Salud de adquirir dicho aparato.

“Avanzado el tiempo, el proyecto tomó una dirección distinta, cambiando desde el nombre, hasta el monto total, superando los mil millones de pesos y dejando de lado la adquisición del scanner antes comprometido”, señala. Asegura que buscó opciones para que el scanner se instale, sin llegar a buen puerto. 

En esta nueva declaración, Quezada extiende la responsabilidad a sus propios colegas consejeros, “que siendo testigos de que lo comprometido no se estaba cumpliendo, y obedeciendo a intereses personales y a órdenes de parlamentarios de nuestra región, cambiaron bruscamente su posición, haciendo imposible que algún funcionario del Servicio de Salud pudiese llegar a otorgar una respuesta que justificara la modificación del proyecto”. En la publicación no se señala a qué parlamentarios respondían los Cores.

Siguiendo con sus dichos, Quezada afirma que por manifestar su molestia se le ha tachado de “ignorante, un simple maestro de la construcción (cosa que no me avergüenza), que no debiese ostentar un cargo público. Se me discriminó social y políticamente por pretender que un funcionario cumpla su palabra”, reflexiona.

Finalmente, Quezada explicó por qué votó en contra del proyecto para construir un Centro de Atención de Especialidades en La Unión. «Rechacé la propuesta de la Dirección de Salud de Los Ríos, porque rechazo la mentira, el engaño, el uso político y la desfachatez. Nuestro norte siempre deberaá ser el bienestar común, no el particular».