Diputado Iván Flores. | Expresidente de la Cámara de Diputados, Chile.

H oy se da inicio al “desconfinamiento” en las regiones de Los Ríos y Aysén, cuestión de dudosa concepción por cuanto, en rigor, nunca estuvimos confinados ni cuarentenados. Al contrario, las medidas generales del país fueron asumidas responsablemente por nuestra ciudadanía.

 

Por Iván Flores García
Diputado

Si bien observamos una “leve mejoría” en cuanto a números crudos de contagiosidad y mortalidad a nivel país, no hay que olvidar que seguimos ubicados en sexto lugar del triste ranking mundial de TASAS respecto de contagios y muertos en relación a la población, y aún así mantenemos cifras bajas en nuestra región. Es complejo anunciar y tomar decisiones que nuevamente pueden generar confusiones y cambios de conducta en las personas, tal como ya ocurrió con el consabido anuncio presidencial de marzo ”lo peor ya ha pasado” y los dichos del exministro Mañalich sobre retorno a normalidad, que según publicación de esta semana, habría sido la causa de alrededor de un 40% del aumento de contagios a partir del anuncio; junto con las fallidas y lentas medidas de apoyo económico que obligó a miles de familias a mantenerse en actividad económica para buscar sustento. ¡Fue un tremendo error! Y parece que el Minsal no aprende de sus errores, ni mucho menos escarmienta con las “metidas de patas” que han costado vidas de muchos compatriotas además de sobrecargar el esfuerzo extraordinario que han realizado los equipos de salud.

Los errores de la cuarentena progresiva, de la inmunidad rebaño, las cuarentenas a medias y los controles carreteros a la chilena, han costado caro a muchas familias y en este “camino a tientas de ensayo y error”, nos llevan a un espacio donde esos errores pueden ser fatales.

Todos entendemos que hay dificultades económicas que afectan el empleo y a gran parte del comercio regional, pero las autoridades deben entender que asegurar la vida es lo primero. Ha costado mucho mantener una baja tasa en nuestra región y todo gracias al esfuerzo de la comunidad, no obstante este anuncio más que premiar a Los Ríos resulta arriesgado y hasta temerario, entonces pregunto: ¿Qué autoridad regional asumirá las consecuencias que está decisión pueda traer si se aplica mal?

Hago un claro llamado a los Ministros de Salud y Hacienda, a que evalúen de forma profunda esta compleja medida, y asegure todos los medios de soporte económico a las familias y equipos de salud, porque a “puras instrucciones desde Santiago” esto no funciona. También hay responsabilidad inequívoca de la autoridad regional.