E n ciertos lugares del mundo algunos estados no han tomado grandes medidas de control para contener la expansión del denominado Corona virus y sus resultados en términos sanitarios son adecuados, otros estados, en cambio, con medidas similares han tenido resultados nefastos y finalmente países con medidas mucho más restrictivas han alcanzado resultados sólo mediocres. Por lo tanto cabe preguntarse ¿Qué es lo que hace la diferencia entre un país y otro?

 

Por Ramón Rubio D.
Rector CFT Estatal de Los Ríos

Como en muchos ámbitos, la clave de la diferencia en los resultados entre un país y otro tiene que ver con sus habitantes, con sus capacidades y en este caso, pareciera que, principalmente con su civilidad o dicho de otra forma, su compromiso con la sociedad de la cual es parte.

Mientras en Chile somos testigos del comportamiento cívico de muchos chilenos que consideran correcto organizar, de forma ilegal, fiestas en lugares públicos y privados, mientras otros consideran correcto sortear barreras sanitarias por vía aérea o escondiéndose en la maleta del auto, hay lugares donde no sólo sería condenable una conducta así, sino que llegaría a ser considerado absurdo.

Dinamarca, es uno de los países europeos que ha mantenido menores restricciones en esta pandemia, lo cual se fundamenta principalmente por la rápida adopción por parte de los daneses de comportamientos de distanciamiento social, sin haber sido obligados a hacerlo por alguna autoridad. Este dato no es aislado, pues al analizar el comportamiento de los Daneses antes de la pandemia, nos encontramos con ellos entre los 5 países más pacíficos y seguros del mundo y el noveno en el índice de Desarrollo Humano ajustado por desigualdad, vale decir un país donde sus ciudadanos pareciera que se respetan entre ellos y promueven un bienestar común. Cuenta una anécdota, de un visitante portugués en dicho país, que acostumbraba a llegar antes de la hora de comenzar a trabajar y encontraba todos los días los vehículos estacionados en lugares más lejos de la puerta de entrada y los que estaban cerca estaban siempre vacíos. Al preguntar por qué, sus colegas han respondido: – Cómo hemos llegado primero nosotros dejamos los coches aparcados en lugares más lejos de la puerta de entrada, porque permite a nuestros colegas que vienen después no llegar tarde.

Si logramos entender de forma profunda el valor de la civilidad, comprenderemos que sólo depende de nosotros tener mayores grados de libertad, mayores beneficios y paz social para Chile. Dicho cambio, sin embargo, debe comenzar por cada uno de nosotros, haciendo un simple diagnóstico personal, al cual quiero aportar sólo con una pregunta ¿Cuánto estoy dispuesto hacer por algún otro Chileno que no conozco?