Senador Alfonso De Urresti | Archivo
  Estudia Administración Pública en la UACh    

El vicepresidente del Senado, Alfonso De Urresti, confirmó que este martes el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, entregó en sesión secreta a la Comisión de Constitución, Legislación y Justicia del Senado antecedentes sobre los hechos vandálicos que se han registrado en el país en las últimas semanas.

En ese sentido, el parlamentario dijo que el problema que enfrenta el país es de orden público y que por ello es necesario que sea Interior y Seguridad Pública quienes tomen el control de este tema y no el Ministerio de Defensa, que había presentado un proyecto de ley para que las Fuerzas Armadas resguarden la infraestructura critica, lo que no prosperó.

“Nosotros queremos contribuir a que todos los estamentos del Estado puedan defender el orden público, pero cuando se solicita la inclusión de las FF.AA., primero tiene que definirse claramente qué es infraestructura crítica y en segundo lugar determinar cuáles son las limitaciones que van a tener”.

De Urresti insistió en que “claramente el proyecto que presentó el ministro de Defensa se ha caído por su propio peso. Hoy hemos trabajado en tres borradores que avanzan en una perspectiva de limitar bien las competencias y que las FF.AA., en caso de ser requeridas, será para elementos muy específicos, por plazos acotados y también con competencias que de ninguna manera afecten otras libertades”.

El senador indicó que a partir de los tres proyectos de ley que habían en la Comisión de Constitución “se está pensado un nuevo texto, y el documento final que resulte de esto será redactado por la propia comisión. Del proyecto original no quedará ni el encabezado”.

Finalmente, De Urresti insistió en que “le pido al Gobierno capacidad y rigurosidad para presentar proyectos y entender que aquí hay un problema de agenda social, porque el proyecto que presentó el ministro de Defensa no va al fondo del asunto, y lo que necesitamos aquí es una agenda social, atacar las causas y dejar, de una vez por todas, que el presidente esté emplazando al Parlamento, como si fuera por problemas de leyes que esto continúa. Eso no corresponde”.