Vivienda en Villa Bicentenario de Paillaco | Archivo
  Estudia Administración Pública en la UACh    

A exactos 12 meses de la entrega de 101 viviendas en la Villa Bicentenario de Paillaco, aún no hay responsables ni soluciones por el desastroso estado que presentan las construcciones.

Cabe recordar que las viviendas de los vecinos –quienes esperaron entre 10 a 15 años por concretar el sueño de la casa propia– presentan evidentes falencias estructurales, que al intentar reparar por su propia cuenta les permitió visibilizar una situación mucho más grave de la prevista, denunciando públicamente los hechos ante las autoridades.

Si bien el diputado Iván Flores ofició el caso ante el Ministerio de Vivienda y Urbanismo en marzo de este año, sobre la problemática no han surgido eventuales soluciones, más aún considerando que dicha cartera de Gobierno en la región no cuenta con alguien a la cabeza desde septiembre, cuando Andrea Wevar fue removida de su cargo por una mala evaluación desde nivel central.

De acuerdo a lo informado por Fernando Álvarez, presidente de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos Urbanas de Paillaco, la situación se mantiene igual que hace un año atrás, agregando que los afectados se mantienen a la espera de los peritajes comprometidos por la alcaldesa Ramona Reyes, cuyos resultados identificarían antecedentes, causas y responsables de las deplorables condiciones de las viviendas.

“Lamentamos que el municipio no cumpla su promesa de investigar y que no haya hecho las fiscalizaciones cuando se debía junto al Serviu, quienes tampoco han tomado grandes medidas más allá de hacerse cargo de los casos más graves, instruyendo a la constructora (que aún estaba en funciones) a reparar parcialmente unas viviendas, arreglos que –por cierto– no dejaron conformes a los vecinos”.

En ese contexto, desde la Unión Comunal de Juntas de Vecinos Urbanas de Paillaco se encuentran apoyando la recolección de antecedentes para llevar el caso a Contraloría, y así identificar a los responsables, iniciar acciones legales, y reparar las casas en forma definitiva.

“Los peritajes y el posterior informe prometido por el municipio podrían ser fundamentales, para determinar las fallas y apoyar la presentación de acciones legales contra los responsables del estado de las viviendas, recordando que ellos (municipio) y el Serviu debieron tomar –en su debido momento– los resguardos correspondientes”.

Finalmente, Álvarez emplazó al municipio a entregar el informe con los resultados de los peritajes y a respaldar las respectivas denuncias de las víctimas ante los tribunales correspondientes para hacer cumplir las garantías de las viviendas.