Estudia Administración Pública en la UACh    

Las discutibles prácticas de la empresa nuevamente salen a la luz pública.

Una denuncia de la Asociación de Boteros de La Unión, el equipo parlamentario del diputado Marcos Ilabaca, y el concejal de la comuna, Andrés Reinoso, puso en evidencia el vertimiento de aguas servidas directamente desde la planta de tratamiento de la empresa de servicios sanitarios Essal hacia el río Bueno.

La situación que fue visualizada por los denunciantes en la ribera del caudal, específicamente en el sector El Remolino, pone en peligro directamente a cientos de familias de, al menos, dos APR que río abajo utilizan el agua del afluente para su consumo diario, como también para labores de regadío.

El concejal Reinoso señaló que notificará el caso a las autoridades correspondientes para obtener explicaciones por parte de la empresa sanitaria; mientras que el presidente de la Asociación de Boteros, Carlos Rojas, agregó que la situación no es nueva y que ha recibido innumerables denuncias de quienes visitan el río.