La Fundación para la Promoción y Desarrollo de la Mujer (Prodemu) invita a participar de la feria de emprendimientos regionales denominada «Manos del Sur», la cual se realizará a un costado de la Plaza de Armas de Lanco, los días 10 y 11 de octubre desde las 10:00 horas.

La actividad se enmarcará en las diversas rutas de aprendizaje que impulsa Prodemu, que propician la formación para iniciar un proceso de empoderamiento personal y colectivo en la mujer. En esa línea destaca el programa Mujeres Rurales de la Ruta de Emprendimiento Rural, vinculando lo anterior con aprendizaje de técnicas de manejo, gestión y trabajo que permite establecer redes de comercialización de sus productos, como lo señaló la directora regional de la Fundación, Susana Covarrubias.

«A través de esta actividad se podrá relevar y dar visibilidad a las mujeres Prodemu al tener la posibilidad de exhibir los emprendimientos generados por ellas. Las mujeres juntas impactan mucho más que una sola, pueden hacer comercialización en conjunto que es mucho más que la comercialización de una sola. En las últimas dos décadas se ha observado una clara feminización del campo y del trabajo agrícola, así como una mayor participación de mujeres en el trabajo asalariado, principalmente, como temporeras. Lo anterior se debe a que los hombres han migrado a la ciudad buscando mejores oportunidades de estudio y de ingresos. Son entonces ellas las que han quedado a cargo del hogar, la crianza, el huerto familiar y muchas veces, de proveer los recursos económicos como jefas de hogar».

Cabe destacar que para Prodemu, institución que depende de la Red de Fundaciones de la Presidencia y que es liderada por la primera dama Cecilia Morel, es importante que las mujeres rurales emprendan porque es la forma que tienen de compatibilizar las cosas, la vida personal, el trabajo y la familia. Además, desde la Fundación recordaron que las mujeres rurales generalmente están ubicadas en las zonas más extremas, con difícil acceso a transporte y aislamiento, sumado a los elementos culturales que generan resistencia al cambio hacia los actuales roles de género, lo que hace necesaria una intervención integral que potencie el desarrollo y la autonomía de las mujeres.