La reunión se gestó con el fin de disipar dudas y generar acuerdos, y en ellas también participaron el diputado Iván Flores y el director regional del Serviu, Raúl Escárate.

Dirigentes del proyecto habitacional Guacamayo II de Valdivia se reunieron con los diputados Marcos Ilabaca e Iván Flores, el director regional del Serviu, Raúl Escárate, y el ministro de Vivienda y Urbanismo, Cristián Monckeberg, tras conocerse en las últimas semanas la aparición de restos arqueológicos en gran parte del terreno donde se construyen las casas, lo que ha generado un retraso en las obras.

Luego de la reunión, el diputado Ilabaca señaló que «nos vamos satisfechos de esta valiosa reunión, ya que pudimos plantear las dudas directamente a través de nuestros dirigentes. Los compromisos acordados son apurar el informe que el arqueólogo está desarrollando en el terreno; concretar a la brevedad una reunión con el Consejo Nacional de Patrimonio para adelantar los procesos y retomar las obras; y reunir periódicamente al Serviu con los comités para monitorear el proceso y entregar las casas a los vecinos en un plazo máximo de 24 meses».

El retraso que se ha producido en las obras por los hallazgos arqueológicos que hoy se encuentran siendo periciados por el Consejo de Monumentos Nacionales no fue el único tema a tratar, pues los dirigentes se mostraron disconformes con el casi nulo avance de las obras en parte del terreno que se encuentra liberado para construir, además de problemas de incumplimientos laborales por parte de la empresa en éste y otros proyectos que desarrolla en la región, como es el caso del proyecto Los Jazmínes.