La inversión que será cercana a los 10 millones de pesos beneficiará a la comunidad Inaltu Lafken del sector de Mantilhue.

Con la mirada fija en el nuevo Hospital de Río Bueno. Así se está trabajando este proyecto piloto en la comuna, que con el apoyo de Conaf y el equipo técnico del Programa de Desarrollo Territorial Indígena del municipio, se busca en un corto plazo tener un vivero que pueda proveer de plantas medicinales al futuro recinto asistencial, que tendrá una fuerte pertinencia mapuche.

El proyecto, que es financiado a través del Programa Zonas Rezagadas del la Provincia del Ranco, ya está en marcha con el rescate de árboles nativos y con una constante capacitación de la gente de la comunidad. El invernadero tiene una capacidad de producción de 10 a 20 mil plantas al año, por lo que en el corto plazo se espera empezar a producir plantas medicinales.

Para el alcalde de Río Bueno, Luis Reyes, «este proyecto es muy importante para la comuna, porque la salud intercultural es un eje de trabajo que nos interesa muchísimo. Además, buscaremos que este vivero tenga un fin multipropósito, porque la idea es que a futuro los alumnos del sector puedan aprovecharlo con fines pedagógicos».

Dado el foco medicinal que se le dio al proyecto, desde Conaf comentaron que esta iniciativa podría ser de beneficio para toda la comuna. Óscar Droguett, director provincial de Conaf, agregó que «estos viveros significan una experiencia importante para todo lo que tiene ver con la biodiversidad y el resguardo de la naturaleza, sobre todo en lugares como este donde hay mucha escasez hídrica».

La comunidad Inaltu Lafken ya está en su primer año de producción y ven con mucha fe este proyecto, por lo que no se cierran a la idea de hacer un segundo vivero a corto plazo.