Matías Velásquez, concejal de La Unión | Cedida

L os municipios son corporaciones autónomas, que tiene como finalidad satisfacer las necesidades de la comunidad local y asegurar su participación en el progreso económico, social y cultural de las respectivas comunas.

   
 

Por Matías Velásquez Flores
Concejal de La Unión

Para lo anterior, los municipios deben mantener un nivel de alta calidad en materia organizativa, calidad que muchas veces se ve alterada por la poca flexibilidad administrativa de las plantas municipales y de las atribuciones a la que los alcaldes podían acceder, mediante una ley dictada a nivel central y con poco espacio a innovar y cambiar a través de los años.

Lo anterior, supone un desafío no menor desde el punto de vista de la desconcentración política, materializada en la ley 20.922 que modifica las disposiciones aplicables a los funcionarios municipales y entrega mayores competencias a la Subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo (SUBDERE), como también a los alcaldes, quienes por primera vez en muchos años podrán modificar sus plantas municipales, estableciendo limites y requisitos para su ejercicio.

A mi juicio un proceso transcendental en el desarrollo de la principal institución local, que requiere de responsabilidad, en materia de finanzas y en materia política, por los elementos que están en juego en términos de garantizar una gestión de alto estándar, con un recurso humano profesional de calidad y en donde el fin máximo sea satisfacer la demanda de la ciudadanía en vías de propiciar el progreso de toda la comunidad.

En este contexto serán claves para la discusión, los valores y estrategias institucionales, la definición de la política de recursos humanos, las finanzas y el modelo de administración aplicada a cada municipio.

Lo importante es que los procesos se hagan de manera transparente, con alta discusión teórica y práctica, con un amplio debate interno y siempre con el objetivo de que lo relevante es el mejoramiento institucional y no particular, en vías de ofrecer un mejor servicio a todos los habitantes de un territorio.