Matías Velásquez, concejal de La Unión | Archivo

L os espacios públicos, son quienes le dan vida a una ciudad y van moldeando a través de su infraestructura su desarrollo y destino. Por años hemos sido testigos en el caso de nuestra comuna de La Unión, como la planificación urbana se ha generado a espalda de nuestros principales afluentes y cómo sectores como Cocule no han sido dotados de equipamiento clave para recibir a quienes gustan del río.

   
 

Por Matías Velásquez
Concejal de La Unión

Recuerdo al igual que muchos de ustedes esas largas caminatas en caminos de piedra, y los atajos que te trasladaban por bosques que permitían llegar de forma más rápida a las ansiadas playas del sector, o ya en la playa, los tradicionales piqueros en la conocida roca llena de remolinos, en fin, son muchas las historias, vivencia e hitos que se repetían generación tras generación, en tiempos en donde hacer vida en familia y en donde reunirse con los vecinos era pan de cada día para así disfrutar de las cosas sencillas.

Hoy debemos rescatar Cocule de una forma más exigente, colocando sobre la mesa la necesidad de avanzar en la consolidación de un espacio público tradicional de la comuna y que permita soñar en contar con un lugar con los estándares actuales de calidad, permitiendo así a la familia disfrutar de las bondades de la ribera norte del río Bueno.

En este contexto, es oportuno mencionar, que ese sueño esta pronto a convertirse en realidad, dado que existe un proyecto de rescate del borde fluvial de nuestro querido Cocule, con una inversión cercana a los 3 mil millones de pesos en infraestructura fluvial y de carácter turística, que permitirá sin duda revitalizar este hermoso sector, y en la que esperemos se concrete en el mediano plazo terminando así con una deuda histórica principalmente para quienes disfrutan en verano y en sus vacaciones de este tradicional balneario.