Estudia Administración Pública en la UACh    

El amplio contingente policial resguardando el lugar causó molestia en parlamentarios y dirigentes mapuche, lo que motivó un tenso enfrentamiento entre las comunidades y Fuerzas Especiales de Carabineros.

Una delegación compuesta por el senador Alfonso De Urresti, representantes de la diputada Emilia Nuyado, dirigentes ancestrales y miembros del Instituto Nacional de Derechos Humanos condenaron la presencia de Carabineros de Chile, que mediante un contingente de Fuerzas Especiales custodian el fundo Carimallín y prestan resguardo policial a la empresa noruega Statkraft.

En el lugar, personal policial impidió el acceso del grupo antes mencionado a la ribera norte del río Pilmaiquén, en la comuna de Río Bueno, quienes pretendían conocer in situ el estado de avance del cuestionado proyecto hidroeléctrico que Statkraft levanta en el lugar, y quienes estaban autorizados por la propia empresa de capitales nórdicos para ingresar a dicha arteria.

La negativa del contingente de Fuerzas Especiales –que justificaron su presencia mediante una orden judicial– causó molestia entre los dirigentes y miembros de comunidades mapuche del territorio que estaban en el lugar, motivando un tenso enfrentamiento que acabó con Carabineros haciendo uso de la fuerza y de bombas lacrimógenas.

La situación también fue rechazada por el Consejo Comunal Mapuche de La Unión –que agrupa a 45 comunidades–, quienes a través de una declaración pública (VER AQUÍ) lamentaron el actual policial y el «rol de espectador» que el Estado ha tomado ante un nuevo intento de dañar el patrimonio mapuche huilliche.