spot_img
martes, mayo 28, 2024

El respeto de conmemorar y la obligación de reflexionar

Jorge Hernández Carmona
Administrador Público, Licenciado en Cs. Políticas y Administrativas, Magíster en Gerencia Social, Padre de Amanda y Sofía, Vocalista de PRIMATES.

Una de las características fundamentales de las sociedades desarrolladas es la mejora de la calidad de vida de sus ciudadanos a través de la capacidad de satisfacer las necesidades básicas y complementarias, además del tipo de organización que adquieren para crear un entorno que respete los derechos humanos de sus ciudadanos. Al mirar en otras latitudes podemos apreciar cómo algunos países de manera resiliente, pudieron aprender de errores pasados y fijaron un horizonte que garantizó la mejora sustancial en la calidad de vida de sus naciones.

En estos 50 años debemos afrontar los desafíos que impone esta conmemoración, con el objetivo de sacar aprendizajes que nos permitan crecer como un todo. Nuestra sociedad debe beneficiarse de las lecciones respecto al proceso histórico transitado, varias son las razones que nos permitirán reflexionar para contribuir al progreso de la sociedad:

Preservar la memoria histórica: recordar y comprender los hechos acontecidos en la dictadura militar chilena permite mantener viva la memoria de quienes sufrieron las atrocidades y violaciones de los derechos humanos. Hay que asegurar que las futuras generaciones no olviden estos traumáticos acontecimientos pudiendo poner en relieve la importancia de la democracia y de los derechos humanos.

Empatía: como la capacidad de comprender las experiencias de las víctimas, reconociendo la magnitud de las atrocidades cometidas durante este régimen. También nos ayuda a que los jóvenes comprendan y fomenten un sentido de responsabilidad, memoria y cultura cívica.

Diálogo y construcción de confianza: para transitar a la reconciliación se requiere un dialogo abierto que construya puentes de confianza como base sólida de la convivencia pacífica en la sociedad.

El valor de los medios de comunicación: el aprendizaje debe ser en función de preservar la libertad de expresión a través de los medios de comunicación. La censura y el totalitarismo impiden promover estos pilares fundamentales de una democracia, la cual necesita una prensa libre para el sano desarrollo de las sociedades modernas.

La importancia de la educación pública como motor de desarrollo de un país y pilar fundamental para construir una sociedad más próspera y equitativa, garantizando el acceso universal a todos los ciudadanos. Brindando oportunidades educativas sin ningún tipo de discriminación, disminuyendo las desigualdades y permitiendo que todas y todos tengan la posibilidad de explotar sus potenciales. La educación fomenta la movilidad social ofreciendo mejores herramientas para mejorar la situación económica, social, cultural y espiritual.

Desde el desarrollo cultural en todas las disciplinas y manifestaciones, permitiendo que la riqueza de talentos existentes en nuestro territorio fortalezca el desarrollo integral de las personas.
Invito a que reflexionemos sobre la necesidad de cuidar y robustecer la democracia, la protección de esta es una obligación imperativa para que, como sociedad, podamos avanzar hacia el desarrollo y modernidad. Donde cada uno de nosotros, desde nuestras distintas miradas, construyamos un camino que permita que nuestras hijas e hijos logren convivir en un entorno seguro y sin discriminación. Donde la tolerancia, la igualdad y la libertad sean eternos pilares para la salud de nuestra democracia.

Más columnas