Camilo Gómez | Columnista de @noticiaslosrios

A tres semanas del inicio de las funciones del nuevo concejo municipal de La Unión, el camino natural es definir las prioridades para la primera parte del periodo, estableciendo de esta manera una línea de trabajo colaborativa entre el alcalde y los concejales, tomar acción frente a las urgencias de la comuna y planificar los proyectos de corto y mediano plazo, lo que podríamos resumir en “qué hacer los primeros 100 días”.

   

Por Camilo Gómez 
Abogado – Concejal de La Unión

En este sentido, tomar posición y buscar una solución pronta a la crisis del sector Aldea Campesina, Caupolicán Alto y Puerto Nuevo parece como una decisión obvia en cuanto a la priorización de las “urgencias” municipales, sabiendo que además existen otros sectores que hoy enfrentan o comienzan a enfrentar problemas sanitarios.

Del mismo modo como tratar los temas relacionados a la recuperación económica, el apoyo a los emprendimientos locales. A lo que se suma la respuesta sanitaria de carácter comunal a la luz de la crisis que nos ha acompañado muchos más meses de lo que hubiéramos esperado y que apenas hoy con un tardío avance a fase 3, nos permite pensar en una mayor normalidad que depende además de que nos sigamos cuidando.

Para lograr estos objetivos generales, y para realizar una buena labor municipal resulta fundamental revindicar el rol de las comisiones del Concejo Municipal, con el objeto de generar una fiscalización efectiva y ágil en cada una de las áreas, para poder proponer al concejo municipal puntos clave sobre los que sea necesario que la municipalidad actúe. De la misma manera, comisiones eficientes en su labor pueden levantar ideas desde la comunidad para ofrecer posibles soluciones a las problemáticas de la comunidad. Es por eso que rápidamente, una vez constituidas estas, hemos realizado el llamado a sesionar en las comisiones que presido.

Luego, se debe priorizar la acción municipal. En esta materia el rol del alcalde es fundamental, pues la administración municipal depende directamente de sus orientaciones, mientras que el concejo, por otro lado, debe ser capaz de plantear sugerencias resolutivas y hacer presente cuales situaciones requieren especial atención, dada su urgencia e importancia, así, es como el tema del manejo de residuos, control de microbasurales y el mal estado de nuestras calles y caminos se ha mostrado como un tema de interés general.

Posteriormente, es importante que el Concejo Municipal pueda actualizar sus criterios de funcionamiento, esto a través de sus reglamentos, que ya pasado muchos años desde su creación, requieren ajustarse a los nuevos tiempos, pero también dar respuesta normativa a algunas zonas grises de la gestión municipal, para ello esperamos poder actualizar prontamente el reglamento del concejo municipal para facilitar las gestiones que se realizan diariamente.

Dentro de esta misma área, resulta fundamental que, en la primera parte de esta administración municipal, podamos trabajar las ordenanzas municipales, para modificar y actualizar las que ya existen para que se vuelvan pertinentes a las necesidades actuales de la comuna, así como crear algunas nuevas que puedan abordar temas que no han sido considerados hasta ahora.

Finalmente, es natural que el ímpetu de un concejo fresco y recién instalado quiera avanzar en la mayor cantidad de temas posibles en estos primeros 100 días, pero lograr esos objetivos requiere no solo de buenas intenciones, sino de ser capaces de tomar con seriedad los procedimientos necesarios para que las soluciones a los problemas puedan tomar forma concreta, debatidas con respeto y mirando al interés público y de esta manera seguir construyendo juntos.