Camilo Gómez | Columnista de @noticiaslosrios

E n la saga de libros y popular serie Juego de Tronos, el lema de la familia Stark era “El invierno se acerca”, una advertencia para todos sobre el desafío que se aproxima en los tiempos difíciles del invierno en que el frío y la escasez ponían a prueba a toda la sociedad, por lo que prepararse para el desafío del invierno y sus terrores es esencial.

 

Por Camilo Gómez
Abogado

Ante nuestra realidad, pensar en que el invierno se aproxima resulta igualmente fundamental, cuando vemos que con las primeras lluvias intensas de otoño, ocurridas este fin de semana en nuestra comuna, han quedado en evidencia los signos preocupantes de una ciudad que aún tiene muchos problemas que resolver antes de poder aguardar el invierno con tranquilidad.

Por ejemplo, la situación de los anegamientos sigue siendo un problema en sectores como la Población Foitzick y El Matadero, si miramos hacia la parte baja de la ciudad, o Caupolicán y la Aldea Campesina en la zona alta. Siendo esta última, además, afectada por el desborde de las cámaras de alcantarillado que anegaron los patios con aguas servidas, haciéndose realidad lo que los vecinos del sector venían anunciando hace meses, en nuevo capítulo de esta pesadilla cuyo final aún no se ve con claridad.

Otra situación a tener en cuenta cuando el invierno se acerca es la de las personas en situación de calle. Quienes, en tal posición, viven la inclemencia de la intemperie, con el riesgo de enfermedades e hipotermia que son propias de la temporada, lo que nos obliga a pensar cómo se resolverá este año la ejecución del programa “Noche Digna” que busca dar refugio a las personas que viven en la calle y que, esperamos que, este año pueda hacerse tomando en consideración la opinión de las organizaciones de voluntariado que trabajan durante todo el año dando apoyo a quienes viven sin hogar, lejos de las diferencias que se hicieron públicas el año pasado.

La conectividad de los sectores rurales, que sufren en el invierno el aislamiento es un elemento que se debe tener en cuenta, así como la contaminación del aire en la ciudad que estos días ya comienza a reflejarse en la “niebla azul” que recorre la ciudad cuando el frío se instala. Y todo aquello, en el contexto sanitario actual que, lejos de haber finalizado, sigue imponiendo restricciones que implican disponer el mayor de los cuidados en favor de la población de riesgo y también de quienes se encuentran económicamente más afectados por la crisis.

Así las cosas, se requiere que esta preparación para el invierno que se acerca sea un trabajo colaborativo entre ciudadanos, organizaciones y autoridades, para buscar soluciones a estas amenazas mediante el restablecimiento de las confianzas a través del diálogo, generando espacios que permitan la recuperación económica, la normalización de los servicios, el trabajo comunitario, la calidad de vida, continuar trabajando en la erradicación de la pobreza y todo ello sin sacrificar la seguridad sanitaria.

El invierno se acerca y lo enfrentaremos mejor si lo hacemos construyendo juntos.