E n junio de este año, un conjunto de diputadas y diputados presentamos un proyecto de ley de reforma constitucional que permita en el caso de estado de excepción constitucional por catástrofe como el que vivimos, la posibilidad de retirar hasta un 10% de los fondos de las AFPs, por una única vez.

 

Por Patricio Rosas 
Diputado por Los Ríos

La iniciativa legal respondía a la urgente necesidad de la clase media por políticas de apoyo en dinero real para las personas que no estaban en el registro social de hogares, que no eran parte del 40% más vulnerable o tenían algún tipo de ingresos. Presentamos el proyecto como una alternativa voluntaria a quienes necesitaran hacer uso de una parte de sus ahorros previsionales como ocurre en varios países desarrollados de la OCDE.

El proyecto busca que toda persona que tenga o haya tenido ahorros en una AFP, por una única vez, debido a la catástrofe sanitaria y económica que estamos atravesando pueda retirar sus fondos, con un monto mínimo de un millón y un monto máximo de 4 millones y fracción.

Las AFPs en el primer semestre perdieron mucho más dinero que el 10% que autoriza nuestra reforma constitucional, pero nadie habló de crisis financiera total, debacle del sistema o que las pensiones tendrían grandes pérdidas, porque en la realidad el efecto en el largo plazo es bajo, y por otro lado, las pensiones que da el sistema de AFPs es muy bajo para el 70% de sus cotizantes.

Con la votación del miércoles, donde el proyecto obtuvo 95 votos a favor, el sueño de poder romper los candados del sistema de pensiones, cada vez esta más cerca, es un triunfo ciudadano, y también, de la Cámara de Diputados, que con una inmensa mayoría logró aprobar por segunda vez el proyecto, algo que muchos consideraban imposible.

No hay que olvidar que los intereses involucrados tras esta iniciativa son inmensos y poderosos. La ciudadanía ha sido testigo de la brutal campaña del terror de parte del Ejecutivo, de los parlamentarios de derecha, y por sobre todo de las AFPs.

Estaremos vigilantes de cómo progresa cada punto y trámite, para evitar los efectos del lobby y las presiones indebidas sobre las y los diputados. Defenderemos el rumbo histórico de esta iniciativa.