Eduardo Hölck, consejero regional | NLR

E s extraño, aburridor y extenuante tener que explicar habitualmente la importancia de la elección del próximo Gobernador Regional. Lo digo por las palabras del Senador Quintana hace unos días atrás en un diario de circulación naciona

 

Por Eduardo Hölck Kusch
Consejero Regional de Los Ríos
Jefe de Bancada Chile Vamos CORE Los Ríos

Un Senador, que fue Presidente del Senado, donde se aprobó la elección del Gobernador Regional hace algunos años atrás, donde se aprobó la modificación (atraso) de la elección para que cuadre con las elecciones locales, Alcaldes, Concejales; donde se aprobó la modificación de la fecha de las elecciones de este año, por el Covid- 19, para abril del próximo año. Además, sumo a los parlamentarios que han guardado un cómplice silencio.

Es agotador, porque cada cierto tiempo salen voces diciendo que no están todas las condiciones para que el próximo Gobernador Regional desempeñe a cabalidad sus funciones, pero por favor, son ellos mismos los que legislaron al respecto, dejando así la ley, son ellos mismos los que sacan cuentas políticas y ven con temor a un futuro contrincante.

Es aburridor, ya que siempre somos las regiones las que pagamos los costos de este centralismo aplastante, donde en todo momento tenemos que pedir permiso al nivel central para mover o gastar los recursos que ellos mismos decidieron entregarnos con la aprobación del parlamento, y si eso no fuera suficiente, en épocas complicadas, se centralizan hasta los pagos e incluso las remuneraciones, lo cual habla del real nivel de confianza que tiene el centro con sus regiones.

Es extenuante, porque en vez de estar pensando en desarrollar nuestra región, tenemos que estar defendiéndonos de los que creen que la regionalización con descentralización no vale la pena, es una utopía de algunos loquillos que nunca ha llegado a ninguna parte realmente, eso cansa y desanima.

Yo creo que, en estos tiempos difíciles, donde se prueba todo lo contrario, han sido los municipios y los gobiernos regionales, los que han coordinado en terreno sus actuaciones y han tenido la capacidad de mostrar lo mejor del trabajo bien hecho, coordinado, eficiente hasta el último centavo. Sin duda, Chile es y debe seguir siendo un país unificado, pero descentralizado, así favoreceremos el desarrollo local, con la capacidad de nuestra gente, de nuestras universidades, de nuestros emprendedores, cuidando nuestra naturaleza y nuestra gente. Con nuestra perspectiva, equivocándonos y/o acertando en nuestro sueño de región.