La seremi de Gobierno Ann Hunter destacó que esta iniciativa es única en la Región de Los Ríos y beneficiará directamente a más de 50 adultos mayores de la comuna de Valdivia.

Entregar herramientas para mejorar la condición de 50 adultos mayores postrados de Valdivia, a través de capacitaciones para sus cuidadoras, es el objetivo de un proyecto que está ejecutando la Agrupación Solidaria a la Discapacidad «Esfuerzo y Cariño», gracias al Fondo de Fortalecimiento de las Organizaciones de Interés Público (FFOIP), del Ministerio Secretaría General de Gobierno.

La iniciativa permitirá que las 20 voluntarias de esta organización sean capacitadas por una nutricionista, un kinesiólogo y una podóloga, para mejorar sus conocimientos y así entregar un mejor servicio a los adultos mayores beneficiados con su organización. Además, también participarán en un taller de autocuidado impartido por una psicóloga.

Al respecto, la seremi de Gobierno Ann Hunter destacó que «mejorar la calidad de vida de la tercera edad es un pilar fundamental en nuestro desarrollo y en el programa de Gobierno para lograr un Chile justo, integral e inclusivo. Las necesidades de nuestros adultos mayores han sido desatendidas por décadas y por eso hoy queremos devolverles la mano por todo lo que han aportado al desarrollo de sus familias y del país entero», explicó.

Por su parte, Marta Alveal, presidenta de la agrupación, agradeció a la seremi de Gobierno por apoyar el proyecto. «Estamos muy agradecidas con la seremi de Gobierno y todos su equipo, porque desde que postulamos siempre recibimos toda su ayuda. Este proyecto es muy importante, porque va en directo benefició de la cuidadora y los pacientes. Junto con los talleres también pudimos comprar dos catres clínicos, que alivian mucho el trabajo para las cuidadoras, porque con toda la carga que conlleva este voluntariado, al final la cuidadora igual terminaba enferma», reconoció Alveal.

Cabe destacar que esta organización se adjudicó $1.674.540 de la línea de proyectos locales del Fondo de Fortalecimiento. Con estos recursos, la organización adquirió dos catres clínicos, los cuales fueron entregados a personas postradas del sector de Barrios Bajos. Además, el fondo también permitirá costear los honorarios de la podóloga y la monitora que impartirá el taller de autocuidado, mientras que la nutricionista y el kinesiólogo forman parte de un convenio con el Centro Comunitario de Salud Familiar (CECOSF) de Barrios Bajos, en Valdivia.