Diputado Patricio Rosas | Archivo

N uestro proyecto de reducción de la jornada laboral ha seguido avanzando y sumando apoyos de gremios empresariales, líderes políticos y la ciudadanía, y aunque quieran aplicar una "Campaña del Terror", relacionada al proyecto que estamos impulsando sobre la reducción de jornada laboral de 45 a 40 horas semanales, el Gobierno de Sebastián Piñera tendrá que sumarse a esta iniciativa que cuenta con un amplio respaldo ciudadano. En medio de contradicciones de sus representantes a nivel regional, el Ejecutivo debe reconocer que lo que estamos pidiendo a través de esta moción es un reconocimiento durante estos años a lo que se ha logrado en aumento en eficiencia de productividad.

   

Por Patricio Rosas
Diputado de la República

Recordemos lo ocurrido en el año 2001, cuando se discutía por aquel tiempo la reducción de 48 a 45 horas laborales, también se habló de las penas del infierno y que inclusive a Chile iban a llegar casi las diez plagas de Egipto paralizándose la economía, finalmente nada de eso pasó cuando en el 2005 entró en vigencia, no hubo efectos en la destrucción de empleos en aquellos trabajadores que estaban empleados en 2001, ni todo lo que ha dicho el Gobierno durante estas últimas semanas.

Apelo mediante esta columna de opinión al sentido común, donde desde un punto de vista médico, Chile tiene una patología relacionada a la salud mental, entonces cuando el Gobierno habla que se perderán 200 mil empleos, se contradice tajantemente con la cantidad de licencias médicas asociadas con la salud mental, que es un tema que ha estado al debe durante mucho tiempo en el país. Solo por citar datos oficiales, el Ministerio de Salud, reveló hace unos meses un aumento de 53% en las licencias médicas entregadas por concepto de trastornos mentales, entre 2013 y 2018. Sólo en el año 2018 se emitieron más de 944 mil licencias médicas asociadas a lo anterior, donde se puede vincular dichos resultados a las extensas jornadas en la sobrecarga laboral.

Por eso, la invitación es que el Gobierno se sume a este proyecto de ley, que deje de lado la hipótesis apocalípticas y comience a dar una señal de apoyo hacia esta moción de 40 horas laborales. Es más que necesario, tenemos que hacer un análisis serio y profundo sobre esta problemática país y traspasar a los trabajadores la productividad que se ha ganado en todos estos años que se han trabajado 45 horas semanales.

Siendo el único legislador que ha apoyado la causa desde el año 2018 cuando ingresé al Congreso de Chile, invito a los demás parlamentarios de la zona y del país que se sumen a esta causa, y donde las mismas encuestas que ellos mismos elaboran semanalmente avalan mis palabras. Si queremos avanzar, partamos desde ya con reducir las jornadas laborales de los chilenos y chilenas, donde lideramos en ranking internacionales con las jornadas más largas en América Latina y en el mundo y que es la propia Organización Internacional del Trabajo (OIT) que lo señala.