Su rechazo unánime al proceso de Consulta Indígena que impulsa el Gobierno a través del Ministerio de Desarrollo Social, dieron a conocer las comunidades indígenas pertenecientes al territorio de La Unión. 

En la primera convocatoria, que tuvo lugar durante este miércoles 22 de mayo en el salón parroquial de La Unión, las comunidades participantes acusaron mala fe por parte del Gobierno y rechazaron la propuesta, acusando que las medidas que buscan modificar la Ley Indígena, precarizarían el accionar individual y colectivo de los pueblos originarios, además de incumplir estándares internacionales de la OIT, respecto a este tipo de procesos.   

Mediante una declaración pública, leída por el presidente del Consejo de Comunidades y Asociaciones Indígenas de La Unión, Marcos González, los participantes expresaron su preocupación por las once medidas que buscan actualizar la Ley Indígena, que a juicio de las comunidades, se centran en intereses económicos mezquinos, desatendiendo la cosmovisión de los pueblos originarios, debilitando las comunidades y sus legítimas demandas.

DECLARACIÓN: 

Luego de un intenso debate, por unanimidad de los presentes, acordamos:

  • Rechazar las 11 medidas presentadas.
  • Rechazar todo el proceso de consulta indígena, instruido por el estado.
  • Nuestro rechazo se fundamenta en el ataque al valor tangible e intangible que deben tener nuestras tierras y territorio, las que consideramos sagradas, fuentes de vida e identidad de nuestras Mochulla Mapuche Huilliche.
  • Se vulnera el principio de la buena fe como lo establecen los estándares del convenio 169, el que tipifica que todo proceso de consulta debe ser previo, libre e informado y en este sentido tal como en los procesos de consulta anteriores, no existen garantías de cumplimiento de los acuerdos u observaciones que propongan las comunidades.
  • Asimismo, la propuesta del estado promueve el debilitamiento de la organización comunitaria de nuestro pueblo originario y perjudica el acceso a los derechos que vienen a compensar parte de los gravámenes ocasionados a nuestra cultura.
  • Finalmente, consideramos que estas medidas son principalmente económicas y ajenas a las reales demandas del Pueblo Mapuche, es más incluso van en contra de la organización y reivindicación ancestral.

González además rechazó las condiciones propias de la convocatoria y la presencia de carabineros en el lugar, «situación que consideramos como intimidatoria para todos los asistentes».

Camilo Gómez, asesor jurídico del Consejo de Comunidades, indicó que «resulta muy difícil para las comunidades confiar en los procesos de consulta indígena debido a que lamentablemente, a la fecha los procesos han mostrado muchas deficiencias en el cumplimiento de los estándares del Convenio 169 de la OIT, lo que ha llevado a que tribunales nacionales e internacionales se pronuncien negativamente sobre ellos».

«En el caso particular de La Unión, las comunidades manifiestan una necesidad de generar procesos consultivos que sean vinculantes (es decir, obligatorios), cuestión que según lo expuesto en la reunión no podía garantizarse y en lo medular, se manifestó un genuino temor de que esta actualización de la norma, debido al contenido de las medidas, sirva a intereses particulares determinados y no a la protección colectiva de los derechos y reivindicaciones ancestrales del pueblo mapuche huilliche», puntualizó.

El seremi de Desarrollo Social y Familia, Carlos Rolack, indicó que “ayer iniciamos en La Unión la etapa de información de la Consulta Indígena y dimos a conocer a los más de 50 participantes las medidas que el Gobierno propone para la actualización de la Ley Indígena. Los asistentes hicieron sus observaciones a las medidas y al proceso y decidieron hacer un Trawun para analizar las propuestas”.

La autoridad recalcó que “la invitación a los integrantes de comunidades y asociaciones y a toda persona que sienta que es parte de los pueblos indígenas es a participar en los talleres, a conocer e informarse de las propuestas y, en base a ello, formarse su propia opinión; y si no está de acuerdo con alguna medida hacerlo saber. Nuestro objetivo como Gobierno es que entre todos mejoremos la ley a través del diálogo”.