Senador Alfonso De Urresti | Archivo
 
 

Vicepresidente del Senado manifestó que los informes de expertos de la UACh y observaciones de Sernageomín son claras respecto a la seguridad del proyecto.

Como una «insistencia lamentable y riesgosa» calificó el senador y vicepresidente del Senado Alfonso De Urresti el actuar de Colbún, empresa que mantiene en tramitación el proyecto de adecuaciones de la central hidroeléctrica San Pedro.

«Estamos ante un pésimo proyecto, que tiene una cuestionada historia. Fue aprobado bajo presiones y la empresa lleva una década ingresando modificaciones y adecuaciones porque sencillamente está mal hecho, es riesgoso y está obsoleto. Esperamos que Colbún desista de este nefasto proyecto para la región de Los Ríos», dijo De Urresti.

El vicepresidente del Senado recuerda que en octubre del 2008 el proyecto fue aprobado, sin embargo, tres meses después la empresa presento modificaciones al proyecto debido a estudios avanzados geológico y geotécnicos que obligaron a cambiar la ubicación de la sala de máquina. “De ahí en adelante, en 10 años, lo único seguro son las dudas de un proyecto que busca emplazarse en una zona de alto riesgo sísmico y volcánico» sostuvo.

En este punto, el senador manifestó que espera que se consideren las opiniones ciudadanas y además, las presentadas por un grupo de expertos de la Universidad Austral de Chile, que claramente exponen los riesgos de esta central, tales como el riesgo geológico, protección especies protegidas, impacto en paisaje, turismo, y patrimonio.

Por su parte, Sernageomín (Servicio Nacional de Geología y Minería) indica que «en su estado actual la línea de base del proyecto es deficiente de la caracterización de las rocas metamórficas, lo que plantea una duda razonable respecto de su efectiva consideración e inclusión en el diseño de las obras de ingeniería que considera».