La localidad -perteneciente a la comuna de La Unión- es una de las de mayor rezago en la capital provincial. 

Esta semana, un equipo técnico de la Asociación de Municipalidades Cordillera de la Costa Corral – La Unión, se trasladó hasta el sector de Llancacura para sostener una reunión con vecinos y dirigentes, que tuvo como finalidad levantar una serie de datos del territorio y conocer la compleja realidad en materia de abastecimiento de agua potable que experimenta esta localidad.  

Actualmente, la mayoría de las familias de Llancacura beben agua destinada originalmente al regadío de los predios, la que no cumple con los estándares sanitarios para el consumo humano. Dicha infraestructura fue provista por INDAP, con la idea de fortalecer la agricultura familiar campesina; ahora, el desafío es brindar una solución definitiva para resolver las carencias en cuanto al agua potable, su captación y distribución. 

En la reunión, el secretario ejecutivo de la Asociación de Municipalidades Corral – La Unión, Jose Vistoso, expuso algunos alcances respecto al contexto de esta primera aproximación técnica en terreno. El profesional detalló que esta inquietud surgió por parte de los propios vecinos y dirigentes, en el marco de un proyecto ejecutado en 2018 por la Asociación, que fue financiado por la SUBDERE, el cual precisamente identificó las principales brechas del territorio costero de ambas comunas. 

En la oportunidad, los profesionales de la Asociación levantaron una serie de antecedentes del lugar y los vecinos, datos que posteriormente serán sistematizados y estudiados, en la búsqueda de la mejor solución individual o colectiva, según corresponda. 

En los próximos meses, los profesionales visitarán nuevamente este sector de la comuna de La Unión y se espera que durante el próximo año la iniciativa ya cuente con financiamiento estatal para iniciar las obras.  

Consultado al respecto, el alcalde Aldo Pinuer resaltó el trabajo técnico que se realiza a través de la asociación municipal entre Corral y La Unión, «todo el trabajo desarrollado en 2018, nos permitió identificar las necesidades más urgentes a resolver en la zona costera de nuestra comuna; es destacable el compromiso de los vecinos y la motivación con que acudieron a esta primera convocatoria. Estamos seguros que obtendremos buenos resultados y contaremos con un sistema de abastecimiento de agua digno, tanto para las familias, como para el establecimiento educacional y la posta que funcionan en el sector», indicó.