Por Patricio Rosas Barrientos
Diputado por Los Ríos

Es preocupante pero es la realidad,  las cifras del duodécimo Estudio Nacional de Consumo de Drogas en Población Escolar 2017 realizado por el Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (SENDA) y que fueron entregados este mes, especificaron que los escolares de entre octavo básico y cuarto medio mantienen un altísimo consumo de marihuana. En pocas palabras, uno de cada tres estudiantes  declara haberla consumido en el último año, esto equivale a un 30% aproximadamente.

Ahora, entre otros datos llamativos, el 29% de los jóvenes en Los Ríos de entre 13 y 18 años declara haber consumido alcohol en el último mes, el consumo de alcohol entre los jóvenes de la región mostró una baja respecto a quienes declaraban en 2015 haber bebido en el último mes: desde 37,3% a un 29% en 2017, a pesar de que la percepción de riesgo sigue siendo alta, llegando al 60,7%.

Entonces, ¿Qué podemos hacer?  Este es una problemática que muchos Gobiernos han analizado y ha faltado voluntad política para avanzar. Por eso hemos promovido desde el Congreso un proyecto de Ley que busca prohibir la publicidad del alcohol, específicamente de las marcas relacionadas con bebidas alcohólicas y de personas tomando bebidas alcohólicas, o señalando  características favorables al consumo del alcohol en la vía pública. 

¿Suena un proyecto  restrictivo? Mi respuesta es “No”. El alcoholismo es un problema transversal  y que afecta a todos los sectores de nuestra sociedad. Y mientras  cada día aumenta el consumo desmedido de estas “drogas” de fácil acceso, solo pedimos que la publicidad este permitida en lugares de expendio y consumo con sus patentes correspondiente, sumado a recintos privados.

Entendemos que el alcohol, es y será actualmente el primer factor de riesgo de nuestros jóvenes. Por eso el llamado a analizar la realidad de estas cifras entregadas por el SENDA. Podemos hacer cambios en la sociedad, como lo hicimos con el tabaco, necesitamos ser capaces de actuar de manera decisiva si queremos cambiar estas cifras regionales y a la vez nacionales frente al consumo de Drogas y Alcohol. Es el momento de actuar y dejar de lado el discurso simplemente político. 

Restringir el consumo favorable en la vía pública, transporte público, eventos masivos, televisión, radios páginas web, diarios, revistas o cualquier otro medio, es un paso importante para esta lucha que hace daño a la salud personal y de forma silenciosa, que acarrea consecuencias sociales graves y que destruye vidas y proyectos. La invitación es a sumar un paso desde el mundo legislativo ya que son cifras de alarma pública, preocupantes, y que nos hacen un llamado a todos los actores políticos y sociales   a abordar esta realidad nacional y que está inmersa nuestra región.