Funcionarios del municipio trabajaron durante dos años con familias vulnerables de la comuna, apoyando arreglos estructurales en sus viviendas, con el objetivo de mejorar su calidad de vida.

En dependencias de la Parroquia San José, se desarrolló el cierre del programa de habitabilidad, que impulsa el municipio de La Unión en convenio con el Ministerio de Desarrollo Social, en donde ocho familias vulnerables de la comuna, se vieron favorecidas con trabajos y proyectos que mejoraron considerablemente su calidad de vida.

La iniciativa benefició a familias -especialmente del sector rural de la comuna y en su mayoría adultos mayores- que no contaban con los medios o los recursos para dar solución a acentuados problemas de vivienda, mobiliario, o algo tan simple como contar con servicios básicos como luz eléctrica o agua en sus domicilios.

La certificación, en la que estuvo presente el alcalde Aldo Pinuer, contó igualmente con la presencia de la directora regional del Fosis, Marcela Mitre; el concejal Víctor Vera y funcionarios del Municipio responsables del programa Vínculos, además de las ocho familias beneficiadas.

Durante la ceremonia, el alcalde Aldo Pinuer destacó el hecho de que durante el desarrollo del programa, se hayan alcanzado un total de 51 soluciones, lo que implicó un trabajo de dos años con el fin de detectar y trabajar estas necesidades específicas, considerando una inversión que alcanzó los 35 millones de pesos.

En la oportunidad la titular del Fosis aseguró que gracias a la excelente gestión realizada por este programa en La Unión, ya se encuentran asegurados los fondos para ampliar su cobertura en los próximos años.