Fotografía: Gonzalo Maza relató los momentos más emblemáticos de su etapa en la creación de «Una mujer fantástica» y «Gloria» (Comunicaciones FICValdivia).
 

Gonzalo Maza entregó fórmulas de escritura y consejos para la elaboración de un guion, en un taller donde compartió de forma cercana e íntima con el público.

“Escribir es improvisar” es el nombre del taller abierto de escritura que dictó Gonzalo Maza a estudiantes de cine en la Carpa de la Ciencia CECS, abordando estrategias básicas de producción para libretos de cine a través de su experiencia en primera persona.

Dentro de su exposición, el autor contó sus vivencias al momento de tener que escribir durante diferentes períodos de tiempo, relatando los momentos más emblemáticos de su etapa en la creación de «Una mujer fantástica» y «Gloria».

En la actividad de formación, el guionista entregó algunas de sus estrategias discursivas enfocadas a la redacción de guiones y dio consejos para enfrentar las distintas etapas del proceso de creación que viven los guionistas, destacando la importancia de la observación, improvisación y psicoanálisis en el desarrollo y la construcción de personajes.

Fotografía: La actividad enmarcada en el FICValdivia estuvo dirigida a estudiantes de cine que por estos días disfrutan del Festival en la ciudad (Comunicaciones FICValdivia).

También abordó la importancia de la fase de investigación de los temas en su período inicial y culmine en la redacción del guión, resaltando la importancia de la edición final y haciendo hincapié en no aferrarse a las ideas y dejarlas ir en pos del beneficio de la totalidad de la obra cuando sea necesario.

El destacado autor hizo una analogía del proceso con cocinar, donde los distintos elementos de la narración, como los pasajes de las historia, el desarrollo de los personajes y la congruencia argumental, entre otros aspectos, se van mezclando y condimentando con descripciones superlativas que dan un resultado que combina a la perfección los ingredientes convirtiéndolos en un todo final.

El guionista mencionó que en su caso personal los sentimientos y sensaciones, mezclados en los recuerdos reprimidos por largo tiempo afloran al momento de escribir, haciendo de cada guión un viaje íntimo de reencuentro consigo mismo.