Fotografía: Carabineros intenta controlar la situación originada al término del partido (Joaquín Pérez Huenchupán).
 

La situación, originada al término del compromiso, fue controlada a la llegada de Carabineros al lugar.

Con el partido entre Pilmahue de Villarrica y Provincial Ranco ya terminado, una lamentable situación se vivió en el acceso principal a la cancha y galerías, donde se vieron involucrados hinchas, jugadores y cuerpo técnico de ambos clubes.

Los reclamos dirigidos hacia los árbitros del partido por parte de la gente local dieron pie a escaramuzas con miembros del plantel de Provincial Ranco, quienes recibieron la oportuna ayuda de su barra, momento en el cual comenzó una batahola con piedras lanzadas por parte de hinchas e, incluso, jugadores de Pilmahue.

¿El resultado? Una fractura nasal sufrida por el jugador de Ranco, Marcelo Téllez, además de un golpe en una de las piernas del portero local Alfonso Torralbo, producto del intercambio de piedras que solo pudo ser controlado con la llegada de Carabineros al estadio.