Foto: Contexto

La totalidad de los integrantes de la actual directiva renunciaron a sus cargos, incluyendo al presidente de la entidad, Leonardo Hernández.

La aguda crisis administrativa que atraviesa Provincial Ranco a pocos meses de debutar en la Tercera División B, tiene un nuevo episodio tras una reunión realizada hace algunos días, en que la totalidad de los directivos de la entidad renunciaron a sus cargos, con la idea de lograr salvar administrativamente al club, para acompañar de la mejor forma a los jugadores en el marco de la competencia de la Tercera B.  

Para el desarrollo del proceso, se creó una Comisión Electoral, compuesta por Mario Sánchez, Ariel Flores, Erwin Cárdenas, Orlando Soto y Fernando Vásquez, los que se harán cargo de guiar el proceso de conformación de una nueva directiva, que ofrezca mayores garantías en términos administrativos. 

Junto con ello, se crearon una serie de comisiones de trabajo, que en diferentes áreas buscarán revertir los aspectos deficientes del club y abordar desde diferentes miradas el accionar de la institución. 

Hasta que avance el proceso de elecciones al interior de Provincial Ranco, tanto Leonardo Hernández como el tesorero del club permanecerán en sus cargos, a fin de finiquitar todos los compromisos administrativos pendientes.

Acusan actos de indisciplina

Otro aspecto que ha causado preocupación en la ciudadanía, es el acto de indisciplina, que acusan los unioninos Karla Martínez y Pablo Ampuero, quienes aseguraron por medio de una declaración pública haber sido víctimas de agresiones verbales por parte de jugadores del club.

Revisa aquí las declaraciones: