Plantaciones adyacentes a los cursos de agua, desabastecimiento hídrico, caminos en pésimo estado, son sólo algunos de los problemas detectados en un recorrido efectuado recientemente por sectores rurales de la comuna de La Unión.

Los concejales Andrés Reinoso y Felipe Cañoles, se mostraron preocupados por la escasa fiscalización a las faenas productivas de las empresas forestales presentes en el territorio, las cuales -señalan los ediles- son la principal causa del desabastecimiento hídrico y la mala condición de los caminos públicos en la zona. 

A juicio del concejal Reinoso, “lo más lamentable es el poco interés del municipio y el propio gobierno para avanzar en una mayor regulación y fiscalización de estos procesos productivos. Al final del día, los que pagan las consecuencias son los vecinos que habitan en los sitios aledaños a las plantaciones. Ejemplo de ello es lo que pasa en Llancacura Bajo, donde Forestal AnChile tiene una plantación al borde del río, que deja decenas de árboles caídos en uno de los principales cursos de agua del sector”.

“Al no existir vegetación nativa al borde del río, se provoca una alta erosión de los terrenos, lo cual produce cambios en el curso del río, con las graves consecuencias que relatan los propios vecinos de Llancacura. Esto ha sido denunciado en variadas oportunidades a las autoridades pertinentes y a los propios supervisores de Forestal AnChile, los cuales han hecho oídos sordos de la problemática de la comunidad (…) no entiendo cómo, empresas que mantienen certificaciones internacionales para operar, pueden generar tales perjuicios para la comunidad sin que nadie les diga nada”, sostuvo.


Por su parte, el concejal Felipe Cañoles, calificó de lamentable el estado de diversos caminos vecinales el las localidades rurales de La  Unión, “en este recorrido que hicimos junto al concejal Reinoso, los vecinos nos manifestaron que actualmente casi no existen controles carreteros ni de pesaje de los camiones forestales (…) por ejemplo, el camino Santa Elisa – Los Pantanos, que lleva meses asfaltado, hoy día se encuentra destruído por las empresas forestales y con puntos críticos que ameritan la intervención de las autoridades de Vialidad”, relató.

“Resulta casi un chiste de pésimo gusto que mientras el Estado construye y moderniza la infraestructura vial, la empresa privada destruye, sin que ello signifique costo alguno para ellos; necesitamos mayor control y hacemos un llamado al gobierno a proveer estas fiscalizaciones y escuchar lo que nuestros vecinos tienen que decir al respecto”, añadió Cañoles.

Finalmente, el concejal Andrés Reinoso recalcó que uno de los principales problemas asociados a la presencia de la empresa forestal en el territorio es la escasez de agua, “esta es una labor en la que muy difícilmente podamos influir, nuestros parlamentarios tienen voz y voto para resolver estas materias; por eso, hago un llamado a todos los diputados y senadores de la región a tomar consciencia sobre este tema y hacer valer el mandato popular que los llevó al congreso y a velar por el bienestar de los vecinos más que de las grandes empresas”, finalizó.         

Compartir