Por instrucción de la Fiscalía, sus teléfonos celulares fueron retenidos para ser periciados.

Continúan las reacciones tras conocerse que una persona grabó, sin el consentimiento de los presentes, una reunión de trabajo dentro del municipio unionino para abordar la forma de aportar al club deportivo Provincial Ranco, incurriendo de esta forma en un delito y el quiebre de confianza entre funcionarios y concejales de la comuna.

De esta forma y tras acordarlo en una segunda instancia -donde nadie de los participantes de dicha reunión reconociera el ilícito- los funcionarios y concejales llegaron a dependencias de la prefectura provincial del la PDI para presentar una denuncia, ante lo cual fueron requisados los teléfonos celulares y tomadas las declaraciones respectivas para esclarecer los hechos, procedimiento que llevó un poco más de 5 horas.

Rechazo transversal

Al ser consultados por noticiaslosrios.cl, los afectados se manifestaron molestos por lo ocurrido y esperan que pronto se aclaren los hechos, en esa lógica el presidente de las comisiones de régimen interno y educación, Mario Cumián, se sumó a la molestia por la grabación y manifestó su confianza a que la Justicia pueda resolver lo ocurrido, “hoy día estamos todos consternados con este proceso de que se filtró esta información, que se le prestó muy mal uso también a través de las redes sociales y por supuesto que en estos momentos estamos todos los concejales junto a nuestro abogado del municipio y nuestros funcionarios municipales para prestar la colaboración necesaria”.


En el audio, se pueden apreciar las declaraciones de los concejales Matías Velásquez y Felipe Cañoles señalando su rechazo a situaciones puntuales respecto al presidente del club deportivo, Leonardo Hernández, acusando presiones indebidas y actitudes groseras hacia funcionarios municipales y autoridades locales para conseguir financiamiento.

Matías Velásquez, se limitó a rechazar la grabación que se hizo sin el consentimiento de los que estaban presentes, declinando así referirse a su postura frente a Provincial Ranco, porque -a su juicio- hoy no es lo importante en la discusión, “creo que es una situación gravísima, con esto se ha puesto en duda la fe pública, el trabajo en equipo, y por cierto, una serie de códigos que son importantes dentro de la actividad pública. Es importante que los organismos correspondientes puedan realizar todas las diligencias para poder llegar al fondo de esta situación (…) más allá del contenido de la grabación, creo que lo que amerita un acto de extrema gravedad es el romper los códigos de confianza a la hora de efectuar reuniones con los equipos de trabajo”.


Consultado por la grabación, el concejal Felipe Cañoles 
sostuvo que con estos hechos se daña la confianza y se pasa a llevar la integridad de las personas que participaron de la reunión, “se trató efectivamente de una reunión privada y la grabación de lo que ahí se conversó amerita una denuncia ante Investigaciones”. Según Cañoles, lo más lamentable es que se organizó una segunda reunión en que participaron todos los involucrados y la persona que grabó no fue capaz de reconocer este error, “me parece increíble que exista gente tan cara de palo como para ni siquiera pedir disculpas por lo que pasó”.

Al preguntarle sobre sus dichos en la reunión, Cañoles reafirmó su postura porque, según explicó, en el proceso de formalización del club deportivo “hay funcionarios municipales que han sido agredidos, violentados y amenazados por parte de personas que durante la investigación se darán a conocer (…) tras la filtración del audio, a mi me llamó un dirigente del club para decirme que ni siquiera me aparezca por el estadio porque me podrían agarrar a patadas; esa es una actitud matonezca, porque los matones lo que hacen es generar miedo y a través del miedo y las amenazas consiguen lo que ellos quieren”.


En esa misma lógica, el alcalde 
Aldo Pinuer manifestó su preocupación por esta situación y el daño a la confianza entre los concejales. Asimismo, “nosotros sabemos que está prohibido grabar y está prohibido también difundir este tipo de audios sin el consentimiento y la autorización debida, por lo tanto es una situación que va a estar en manos de los organismos del estado para que puedan esclarecer el asunto y en virtud de eso se adoptarán algunas medidas”.


La versión del Club

Respecto a la polémica, Leonardo Hernández, presidente de Provincial Ranco, desmintió las acusaciones y argumentó que en ocasiones “soy un poco duro aveces, pero no amenazo a nadie, ni tampoco es el ánimo de generarle a las personas que están en esos servicios un problema; le punto es que uno tiene otros tiempos y los funcionarios públicos son muy lentos, por eso trato de sacarle un poco de trote y eso probablemente les cae un poco mal porque obviamente no están acostumbrados a esos ritmos”, dijo.

“Conociendo la experiencia de otros equipos de Tercera División a lo largo del país, los aportes que ellos reciben son principalmente de los municipios, y reciben cantidades importantes de dinero, yo me preocupé de averiguar mucho con respecto a eso. Los municipios ponen cantidades de dinero que bordean los 25 o 30 millones de pesos o incluso más (…) uno tiene que ver la realidad de cada municipio; el municipio de La Unión no lo podemos comprara con municipios que son más grandes”, enfatizó.  

Respecto a los dichos de los involucrados en el audio, Hernández sostuvo que “las personas son libres de opinar lo que quieran; si alguien no quiere apoyar el proyecto tiene que asumir sus responsabilidades. A mi me parece hoy día que el proyecto es de la comunidad, no es de los dirigentes, no es de un grupo de personas, así que tendrán que darle explicaciones a la comunidad”.

En cuanto a la grabación, el dirigente dijo no tener antecedentes de que se haya tratado de una reunión privada, pese a la aclaración hecha por las autoridades del municipio, que sostienen que hay completa claridad en el carácter reservado de la cita.