Por Jefté Retamal Mujica

¿Qué significa el monolito evangélico? ¿Qué es lo que representa? Estas preguntas, y muchas otras, son legítimas. Quizá, desde mi punto de vista, pueda dar alguna respuesta.

Para comenzar a desarrollar ideas, evidentemente hay que definir lo que es un símbolo. Un símbolo no es mas que una representación de una realidad, la cual es evocada por medio de figuras (en ciertos casos).

El monolito evangélico es un símbolo. Sin lugar a dudas, toda la construcción representa y evoca una realidad. La biblia abierta en Romanos 1:17, el púlpito donde ésta descansa, le da sentido y coherencia a la Reforma protestante y sus 500 años. Pero, ¿Qué significado tiene este símbolo para el Unionino? ¿Qué otro significado debe tener para el pueblo evangélico?

1- El significado para el Unionino: La influencia de la Reforma protestante fue integral, no solamente religiosa como muchos piensan. La influencia socioeconómica, intelectual y política fueron algunos de los puntos que cambiaron la realidad del 1500.

Conmemoramos los 500 años de la Reforma, porque todas las denominaciones evangélicas son parte de este mismo tronco común. La mayoría de las Iglesias de La Unión, traen en su ADN, los aires liberadores de la Reforma protestante; liberación no solo de la realidad espiritual, sino también socioeconómica, política e intelectual.

Brevemente, me centraré en explicar la influencia social, para entender el significado del símbolo que evoca el monolito evangélico.

• Social: El s. XVI estaba definido por la opresión social. Existía dos estamentos distintos y distantes entre si: “Los eclesiásticos” y los “seculares”. Los primeros, estaban conformados por obispos, sacerdotes, príncipes. Los segundos, conformados principalmente por la mayoría del pueblo. Estos últimos debían acudir a los “eclesiásticos”, como los grandes intermediarios, para alcanzar el favor de Dios y el sustento económico. Grandes sumas de dinero eran cobradas por los supuestos “mediadores”. Además, por ser “seculares”, debían vivir bajo una alienación social interminable.

Ante esta situación, un grupo de monjes agustinianos se dedicaron a estudiar, particularmente, el libro de Romanos. En efecto, Martín Lutero se dio cuenta del Sacerdocio Universal: Si la fe es un don que Dios otorga a cada uno y a quien él quiere, no se necesitan los intermediarios. El cristiano es el único que puede tener la certeza de su propia fe y ninguna persona especial, el sacerdote, puede ratificarla. De ello resulta que los laicos, los sacerdotes, los príncipes, los obispos y, como dicen, los “eclesiásticos” y los “seculares” en el fondo sólo se distinguen por la función u obra y no por el estado, puesto que todos son de estado eclesiástico, verdaderos sacerdotes.

Esto generó un claro entendimiento del Ser, democracia, libertad individual y colectiva. Entendiendo que, el sacerdocio es Universal, por lo tanto, cada individuo está en plena libertad de acercarse a Dios y desarrollarse con todo derecho en la sociedad.

Ahora bien, hoy en día, no es complicado evaluar si existen otros ejemplos sociales producidos por las Iglesias de corte protestante. Simplemente hay que entrar a una Iglesia y preguntar. Muchas personas han salido del alcoholismo, drogadicción, violencia intrafamiliar, pobreza, etc. Un ejemplo mas actual y contingente, es el trabajo social y espiritual con la población haitiana, que cada vez más nos visitan. Es por eso que, al estar frente al monolito evangélico, hay que pensar en esto y mucho más.

• Cultural: La cultura no es más que un efecto, del claro conocimiento de un hecho histórico que ha influenciado en una sociedad. El legado del cristianismo protestante en La Unión, es una realidad. El monolito evangélico y su símbolo, es sin lugar a dudas, una representación cultural. Estos 500 años en todo el mudo, el protestantismo ha estado inmiscuido en el tejido social, para mejorar la calidad de vida de las personas, y generar la liberación integral.

El monolito evangélico acerca al ciudadano, para que investigue y conozca el trabajo misionero, y cómo el aludido puede verse beneficiado.

2- El significado para los evangélicos: Hay que señalar algo fundamental en relación al concepto: El símbolo jamás es limitado. Es decir, el sentido de la interpretación que nos brinda es siempre nuevo. Es por eso que el cristiano protestante debe tener en consideración 2 cosas importantes:

• Una exhortación continua: El monolito está ahí y nos exhorta. Debemos evaluar el trabajo social, político, intelectual que hemos realizado. Pensar en que hemos claudicado en la Misión integral. Evaluar los errores cometidos, y reflexionar.

• Un desafío continuo: Así como nos exhorta, nos invita realizar lo que no hemos hecho. Nos desafía para alcanzar las áreas de nuestra sociedad que aún no recorremos. Entrometernos mas en el tejido social. Hacer que nuestra ciudad sea mejor.

En conclusión, el significado que nos entrega el monolito es un símbolo que debe acercar a cada ciudadano, para entender que hay una responsabilidad por parte de los evangélicos a seguir construyendo una sociedad mejor. Debe acercar al ciudadano, para conocer una realidad que ha ido creando, durante 500 años, el bienestar social.

Compartir