____

La Municipalidad de Paillaco potencia el arte local, decorando algunas de sus dependencias con trabajos en diversas técnicas derivadas del mosaico. La fachada de la Corporación Cultural Municipal y parte de los maseteros del Huerto Urbano, ubicado en el Centro Cultural Estación, cuentan con bellos trabajos en estas técnicas.

La presidenta de Mosaiquistas de Paillaco, Juana Neira, contó que la agrupación ha tenido un constante apoyo del municipio, a través de sus diversas unidades.

“Comenzamos a trabajar el 2011, antes de que la Unidad de Cultura se convirtiera en Corporación Cultural. Estamos muy agradecidos porque el municipio nos ha demostrado su apoyo constantemente, entregando espacios para que trabajemos con nuestros talleres, capacitándonos y permitiéndonos intervenir algunos espacios”, indicó.

La dirigenta agregó que, en los casi seis años de trayectoria la agrupación, han estado dispuestas a trabajar con cualquier persona o institución que muestre interés en el desarrollo de las diversas técnicas de cerámica de alto tráfico, vidrio mosaico y azulejo.

“Somos un grupo de personas a las que nos gusta aprender e investigar sobre el mosaico y le abrimos las puertas todos aquellos que quieran aprender con nosotros. Nuestros trabajos los realizamos con materiales reciclados, así que es muy poco el dinero que se gasta. Los invitamos a contactarnos y a buscarnos en Facebook como Recicl Arte Mosaico”.

HUERTO URBANO

Por su parte, la encargada del Huerto Urbano, Alejandra Solís, manifestó que a través de los profesionales de Servicio País, se coordinó una alianza entre el Centro Cultural Estación y la agrupación de Mosaiquistas, para hermosear los distintos maseteros construidos especialmente para el Huerto Urbano.

“El Huerto Urbano se basa en el principio de que los cambios sociales comienzan desde la intervención física de los espacios públicos donde convive la comunidad. Es por esto, que invitamos a esta agrupación de artistas a hacerse parte de una propuesta visual que rescatara las raíces étnicas, a través de formas y colores propios de la cultura mapuche”, señaló.

Solís manifestó que dicho trabajo fue voluntario y contó con el apoyo del municipio en la donación de los materiales. “Los colores que hoy adornan los maseteros para almácigos, rescatan símbolos de energía y procesos de la tierra, que las mismas artesanas buscaron para inspirarse. El resultado tiene que ver con la sustentabilidad, los cambios sociales y el reciclaje de materiales de desecho”, puntualizó.

La profesional agregó que debido a los excelentes resultados de dicho trabajo, en los próximos meses se invitará nuevamente a la agrupación a intervenir el espacio, pero esta vez, en la fachada del Centro Cultural Estación.

Compartir